VENUS VIVE
(Hypnerotomachia Poliphili)


A las Ninfas

Leemos en el: Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos de Federico González Frías:

“Representadas como bellísimas muchachas llenas de gracia y hermosura constituyen la sutil imagen del animismo. Poblaban ríos, valles, mares, océanos, bosques, etc. Y eran conocidas como Náyades, Oréadas, Nereidas, Oceánidas, Melíades, Dríades, etc. Figuraban la magia de todo lo creado y aparecen en muchos mitos acompañando a las deidades principales; intervienen enmarcando escenas y dando vida a numerosos relatos con la frescura de sus encantos y amoríos como el de Dafne con Apolo o Calixto con Júpiter, para nombrar sólo estos dos; aunque los héroes participaban de estos himeneos entregándose a sus abrazos y desnudeces, o debían rechazarlas como Ulises con el fragor de las olas del proceloso mar y su inducción hipnótica, llamada también canto de las sirenas; aunque sin embargo pese a su punto de semejanza no se debe confundir a las sirenas con las ninfas, las que, en todo caso, guardan más parecido con las Musas y la inspiración que provocan.”

 

LI. A LAS NINFAS
Incienso oloroso

“Ninfas, hijas del magnánimo Océano que habitáis en los recónditos cursos de agua de la tierra, de secretos pasos, nodrizas de Baco, infernales, jocosas, fructíferas; que os movéis por el prado con sinuosas carreras, puras, que gustáis de las cuevas y oquedades y os movéis por los aires y por las fuentes. Que cubiertas de rocío dejáis ligeras huellas en vuestra presurosa carrera, apareciendo y desapareciendo, en los valles, recubiertas de flores, danzando por los montes con Pan y emitiendo los rituales gritos, os deslizáis por las rocas, armoniosas, retumbantes, y transitáis por los montes. Campestres doncellas, que frecuentáis las fuentes y los bosques; olorosas vírgenes de albos vestidos, impulsadas por suaves brisas; caprinas, protectoras de los pastos, gratas a las fieras, que lográis espléndidos frutos y disfrutáis con el frío. Tiernas, nutricias y acrecentadoras, doncellas que os relacionáis estrechamente con las encinas, os complacéis en los juegos y os movéis por los cursos de agua. Nisias, delirantes, remediadoras, amigas de la primavera, que con Baco y Deo traéis el contento a los mortales. Venid, pues, a las santificadas ceremonias con corazón alegre, vertiendo salutíferas aguas en las estaciones de maduración de los frutos”. (Himnos Órficos, trad. M. Periago Lorente. Ed. Gredos).

 

Imágenes:
1. Portada: Hylas y las Ninfas. John William Waterhouse, 1896 tomada de: http://diccionariodesimbolos.com/ninfas.htm

2. La ninfa Egeria dictando a Numa Pompilio las leyes de Roma, de Ulpiano Checa, tomada de Wikipedia.

 



11. ¿Será Polia? se pregunta Polifilo

Indice