VENUS VIVE
(Hypnerotomachia Poliphili)


12. ‘Polifilo, ven conmigo sin temor ni vacilación’

“Cuando tuve ante mí, como objeto real e inteligible, aquel ser de tan bella presencia y divino aspecto, copioso acerbo y universal conjunción de belleza nunca vista… estimé en poca cosa… todas las increíbles delicias y riquezas y magnificencias que había visto antes. Feliz aquel que pudiera poseer semejante tesoro de amor en paz; pero no sólo consideraba feliz al que la poseyera, sino más feliz todavía al que, sucumbiendo humildemente a todos sus deseos y a su imperio, fuera obtenido y poseído por ella. …

… me pareció Polia, a la que yo amaba extremadamente… pero el insólito vestido, propio de una ninfa, y lo desconocido del lugar hicieron que permaneciera en suspenso, lleno de dudas e irresoluto… tomó modestamente con la delicada mano derecha la mía izquierda, volviendo hacia mí la frente dilatada y espléndida y la risueña boca, que olía a canela, y las mejillas agraciadas por los hoyuelos, y con voz exquisita y dulce, dijo: ‘Polifilo, ven conmigo sin temor ni vacilación’. ...

… Aquí fui alcanzado cálidamente por ardores agradables que, creciendo paulatinamente, comenzaron a calentar y encender mi helado pavor y a adecuar mi alterado calor al de un amor sincero… Por otra parte, me consolaba pensando que si yo le ofrecía mi alma enamorada –pues no tenía otro regalo más digno de ella–, aunque ella era divina, tal vez no lo despreciaría…”

***

“Embriágame, mi diosa, quiero beber tu vino delicioso y si he de penar por este hecho pagaré el precio necesario pues quien no sufre por amor no ama.” (Rapsodia, Federico González Frías).

Notas
- Las citas no referenciadas pertenecen a: El Sueño de Polifilo, Francisco Colonna. Ed. Acantilado, Barcelona 2008. Al cuidado de Pilar Pedraza.
- Las imágenes no referenciadas (salvo la coloreada por nosotros) están tomadas de la Biblioteca Digital Hispánica: Hypnerotomachia Poliphili, Venecia 1499.



13. “Polia, la Beatriz de Colonna”

Indice