Arturo Reghini: Considerations sur le Ritual de l'Aprenti Franc-Maçon.  Ed. Arche. Milano. 58 pp. Reseña por J. Pauls.

En este breve libro Arturo Reghini, masón italiano nacido en Florencia (1878-1946), hace un somero análisis sobre la Masonería en general, y sobre el Ritual del Aprendiz en particular, desde una perspectiva totalmente fiel a la Tradición haciendo de él un texto de obligada lectura.
Dividido en tres secciones, comienza con una exposición sobre el objetivo de la iniciación masónica y el carácter secreto de la Masonería.
Respecto a la primera cuestión denuncia las alteraciones y las infiltraciones sufridas por los rituales en forma de ideas y conceptos provenientes del mundo profano y ajenas por tanto al espíritu de la Orden; en este sentido y ateniéndose a lo expuesto por los manuscritos más antiguos rebate la idea de que el objetivo de la Masonería sea el perfeccionamiento de la sociedad ni de la humanidad como colectividad humana, siendo estos conceptos una expresión de esas infiltraciones mencionadas del "espíritu moderno de la fe en progreso". Por el contrario, para Reghini el objetivo de la masonería, cuyo carácter precisamente Iniciático llega a olvidarse o relegarse, es justamente la perfección del individuo que se obtiene "a través del rito, según las reglas del Arte, transformando la piedra bruta en piedra cúbica de la maestría."
Respecto a la segunda cuestión, el carácter secreto de la Masonería, ésta no es secreta por su propia naturaleza (naturalmente una cosa es el secreto masónico y otra el modo como la Orden está presente en el mundo), si bien han habido periodos en la historia que ha debido asumir ese carácter debido en todas las ocasiones a circunstancias de orden politico que han aconsejado, por razones de supervivencia de sus miembros y quizás de la Orden misma, que ésta se ocultara a las miradas exteriores.
Cita Reghini el caso de la Masonería en Italia durante el régimen fascista de Mussolini, pero lo mismo vale para cualquier país sometido a un régimen autoritario (recordemos el caso de nuestro propio país durante la dictadura franquista), allí la Masonería ha sido perseguida y muchos de sus miembros encarcelados, obligados a huir al exilio y en el peor de los casos ejecutados.
La segunda sección la dedica Reghini a destacar el carácter universal del simbolismo masónico y la no exclusividad de los símbolos empleados por la masonería, muchos de los cuales se hallan presentes en otras tradiciones incluso no occidentales.
Para Reghini la iniciación masónica debería realizarse con el apoyo y la meditación de los símbolos, el estudio de los rituales y los catecismos - de donde la importancia de que no sufran alteraciones por ignorancia o deliberadamente- y por supuesto la asistencia a los trabajos del Taller.
Recordaremos a este respecto que para René Guénon, el verdadero trabajo masónico es el que se realiza en la Logia, y su indicación de leer y meditar con frecuencia los rituales y los catecismos.
Hace a continuación un rápido repaso de los principales Ritos practicados y su estructura de altos grados, si bien para el autor, los tres primeros grados constituyen la base de la masonería "asegurando su unidad y universalidad."
La mitad de esta segunda sección y toda la tercera la dedica a la descripción de los símbolos presentes en el Ritual de Aprendiz haciendo en ocasiones sobre alguno de ellos interesantes observaciones y comentarios que ayudan a comprender sus significados o pueden promover meditaciones fructíferas.
Queremos destacar la importancia dada por Reghini al simbolismo geométrico y numérico de origen pitagórico, pues para el autor es precisamente la Tradición Pitagórica la que ha hecho un mayor aporte simbólico a la Masonería, no en vano, recordemos que Pitágoras figura en algunos manuscritos como descubridor e intérprete de una de las dos columnas que contenían todo el saber, tras el Diluvio Universal.
 

autor tema