Estrella flamígera con la G en el centro.
Comentarios Herméticos

«¡Gloria al Trabajo!»

Indice
*
Presentación
*
Simbolismo y Arte
*
Hermetismo y Masonería
*
En el Vientre de la Ballena
*
Esoterismo Siglo XXI
*
El Simbolismo de la Rueda
en los
Documentos de la Iglesia Secreta
I - II - III ➚
*
El Simbolismo Precolombino
*
Enlace a la web del autor de las obras cuyas citas se comentan:
FEDERICO GONZÁLEZ
Alquimia, Metafísica, Tradición Hermética
*

GUIA BIBLIOGRAFICA
DEL ESOTERISMO
*


Ed. Muñoz Moya, Sevilla 2001. 400 pp.

Inspirados en citas de
Esoterismo Siglo XXI. En torno a René Guénon
de Federico González
[1]

1. Se hace imprescindible un enderezamiento, al menos doctrinal, en aras de preservar los valores tradicionales, las Ideas Universales sin restricción de tiempo y lugar, directamente relacionadas con la esencia del Cosmos y su constante recreación y por lo tanto con la conservación de la Vida, la Libertad, y el Conocimiento que hacen posible la regeneración. (Esoterismo Siglo XXI).

En pleno siglo XXI y con total evidencia de que las fuerzas destructivas, anunciadas por todas las tradiciones para el fin del Kali Yuga, están desatadas, queremos recordar este libro, y tomarlo como auxilio, como medicina para el alma que goza con el conocimiento, como herramienta para manejarse en este caos. Para lo cual hay que comenzar por entender qué nos ha llevado a él y cuáles son las fuerzas que lo impulsan.

Vivimos tiempos difíciles, no perdamos la esperanza, sigamos los caminos trazados por nuestros antepasados que sabiendo que el mundo es ilusión, nos transmitieron el mensaje vivificante que ellos amaron, conocieron y encarnaron.

Uno de estos eslabones de la cadena áurea es el autor del volumen que comentamos y a cuyo contenido remitimos.

En un principio habíamos eliminado los comentarios que son puramente citas pero nos ha parecido mejor dejarlas pues siempre dirán algo a alguien aunque otros las tengan ya muy meditadas y les parezcan reiterativas de lo obvio. También dudamos del diálogo un poco limitado al ser solamente dos de las voces que han comentado las 69 citas de este libro al igual que las demás, pero en la página Miscelánea Hermética se encuentra el resto de ellas. Y sobre todo lo que más interesa desde nuestro punto de vista y que es el libro mismo, buena parte de cuyo contenido puede leerse en los siguientes enlaces:

                        Proemio

                          Primera Parte
  Capítulo I        Religión y Metafísica en el Fin de Ciclo
  Capítulo II       Esoterismo y Fin de Ciclo
  Capítulo III      ¿Qué es la Tradición?
  Capítulo IV      Breve sobre la necesidad del exoterismo
  Capítulo V       Algunas expresiones del esoterismo actual
                                                                                + Adenda
  Capítulo VI      Guénon en el corazón 
                           Conclusión

                          Segunda Parte:
                            Algunas corrientes, autores y obras

  Capítulo IX      Masonería
  Capítulo XI      Otras corrientes, pensamientos y obras

                            Apéndices:
                            1. Convención masónica México 82
                            2. Schuon versus Guénon
                            3. Internet

  En francés (incluyendo la segunda parte del libro):
                 Ésotérisme XXIe Siècle. Autour de René Guénon

*

69. El misterio de todo esto que para algunos es la culminación y el sentido de su vida, a otros no debe quitarles la Esperanza y la auténtica Fe en un mundo futuro, virginal y nuevo, con la frescura de otro amanecer, al que debemos arribar por medio del sacrificio, y aun del sufrimiento que caracteriza a cualquier regeneración, después del cual ya el dolor, la enfermedad, la ignorancia y la muerte han sido de una vez por todas abolidos, contemporáneamente con la entrada al Paraíso de una Nueva Edad de Oro, tanto para nosotros como para nuestros semejantes. (Esoterismo Siglo XXI. "Conclusión").

En el aniversario del nacimiento del autor, 11-11-2020

*

MVET : Comenzamos hoy a trabajar con un nuevo libro de Federico: Esoterismo siglo XXI, este siglo ha sido relacionado muchas veces con el arcano XXI: El Mundo. Queremos citar aquí El Tarot de los Cabalistas donde se dice:

Arcano 21, "El Mundo", de el Tarot de Marsella.

Esta es la carta del mundo nuevo que desciende del cielo a la tierra (ver Apocalipsis XXI). Todo el ciclo ha concluido y la obra creacional ha sido finalmente coronada. Una mujer, que hace con sus piernas el signo de la cruz, se encuentra rodeada de una guirnalda y de cuatro figuras en las esquinas que representan a los evangelistas, y los elementos y signos zodiacales que les corresponden. El toro es el elemento tierra y el signo astrológico de Tauro; el hombre –o ángel– es el aire y el de Acuario; el águila, el agua y Escorpio; y finalmente el león, el fuego y Leo. El ombligo de la mujer es el omphalos del mundo, quintaesencia, centro y síntesis de toda la creación. Así como esta carta al derecho es extremadamente favorable, en sentido invertido es muy adversa, indicando las energías propias del mundo viejo y las fuerzas contrarias que nos impiden la realización.

JMR : Pensar por un momento, intentar hacerse cargo de que la función del ser humano es ser intermediario entre el cielo y la tierra, no de modo “ecológico” que parece el máximo de lo que hoy a duras penas se contempla –y sacrificarse por los hijos, que a su vez (se supone) que se sacrificarán por los suyos, etc. en un cuento indefinido para colmo con ínfulas de progreso–, sino un mediador entre lo invisible (lo que no se percibe con los sentidos) y lo visible, o sea un agente transformador y transmutador de su propia existencia –su materia–, a través del cual la Identidad última del Universo se hace presente, habiéndose reconocido a Sí misma, y que él recrea como objeto de Revelación, re-produciendo una Enseñanza de modos indefinidos que configuran la mayor expresión de lo que pueda llamarse Arte y que no tiene otro fin que el Conocimiento. Todo lo demás es cuento, y en el mejor de los casos se da por añadidura y como una imagen simbólica de eso mismo.

MVET : Estamos en un fin de ciclo, rodeados de todo tipo de basura, física y psíquica; y por ello mismo en la proximidad de uno nuevo, del que leemos en Apocalipsis XXI:

1 Luego vi un cielo nuevo y una tierra nueva porque el primer cielo y la primera tierra desaparecieron, y el mar no existe ya.

2 Y vi la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios, engalanada como una novia ataviada para su esposo.

MVET : Curioso, por decirlo de alguna manera, que en las tradiciones del libro, que se denominan monoteístas, haya prevalecido la estrechez religiosa que en realidad es una incapacidad para superar la dualidad; o lo que es lo mismo para acceder a la Unidad.

MVET : Es el límite lo que nos puede llevar a conocer, o mejor intuir lo ilimitado. Bien mirado, todas nuestras insuficiencias que siempre serán debidas a una forma, al número que nos conforma, están incluidas en ese mismo vehículo en el que, por obra de la Gracia, navegamos hacia el Misterio. El conocimiento del Ser, su encarnación, hace posible el acceso al No Ser.

MVET : Las religiones a día de hoy ni siquiera hablan del Conocimiento, su meta es la salvación, para lo cual, según enseñan, hay que ser buenos. Aunque en el Evangelio se dice bien claro “no resistáis al mal”. Tifereth no es final de viaje para quien ama verdaderamente la libertad sino puerta de acceso a los mundos superiores.

JMR : Ni siquiera Jesús era bueno (según sus propias palabras). En esta pequeña caja de torturas, de deseos siempre insatisfechos, vamos a conseguir que nos den un premio eterno si somos "buenos", es decir, si obedecemos al materialismo histórico, ya sea mediante la superstición, la adoración de los ídolos aunque sea en forma de tierra, o la matanza de infieles; siempre la voluntad humana en su negocio con lo divino, la misma que inconscientemente "crea" a Dios.

MVET : En el Árbol de la Vida podemos ver con toda nitidez que su esfera central, solar, pertenece al plano de Beriyah, de la creación. Por encima de este se halla Atsiluth, coronado por Kether, la Polar, que señala la salida al supracosmos.


Introducción a la Ciencia Sagrada. Federico González y col.

JMR : Lo solar depende de dos extremos que son sus propios límites; de lo polar pende el universo.

MVET : Como se dice en Noche de Brujas: “Si Jesús viviera actualmente y dijera e hiciera las cosas que narra el Evangelio diríais que no es cristiano”. El hombre se apodera de lo sagrado y lo maneja a su antojo, ignorando, por otro lado, que eso es imposible; cree tener en sus manos el cordero cuando apenas si tiene el pellejo. “Todo está en los Evangelios, si se sabe leerlos”.

JMR : Dios:

por suerte nada ha tenido que ver con nuestras concepciones vulgares. (F.G.F., En el Útero del Cosmos).

MVET : Pretender llegar a lo Ilimitado poniendo límites, aferrándose del exterior, tome este las formas que tome, es cuanto menos absurdo y un acto malicioso (se sepa o no) cuando es presentado, por la “autoridad”, como el camino; negando de ese modo el método el fin que dice pretender. El hombre se empeña en ser, y no puede aceptar que para ello hay que dejar de ser. Que somos en Dios.

MVET : Cito de una novedad de hoy en Atrivm. Hacia la esencia del cristianismo:

Discípulo. – Ahora, Sabiduría Eterna, tenéis que enseñar a vuestro discípulo cómo debe resignarse en manos de Dios y descansar en Él. Os suplico me digáis cómo podré conseguir esto.

Sabiduría. – Cualquier alma puede volver a su origen que es Dios si comprende la unidad del mismo; es decir, que Dios es el primer principio de todo lo que es, y que es una esencia incomprensible, y sin nombre, toda vez que lo que no puede comprenderse no puede nombrarse adecuadamente. Y así todo lo que la inteligencia humana atribuye a Dios y afirma de El, es nada. Solamente la negación puede definirle, porque Dios no es ninguna de sus criaturas, sino una esencia infinita, impenetrable, superior a todo lo creado; un espíritu que posee la plenitud del ser, que se comprende a sí mismo, que es en sí y por sí el principio y fin de todas las cosas.

Aquí en este océano es donde empiezan y donde acaban los hombres justos y resignados en Dios. Olvídanse de sí mismos, y se pierden en Dios por medio de un abandono sobrenatural y perfecto. (El libro de la Sabiduría eterna, E. Suso)

MVET : Sólo con la perspectiva que nos da la doctrina de los ciclos cósmicos podemos evitar caer poco menos que en la tentación de renegar del género humano. Pero no, todo está incluido, y todos estos personajes usurpadores, religiosos, etc. etc. también son internos, así que no queda otra que conocerlos. Además,

Nuestra deidad es ahora, ahora mismo, como ha sido siempre, jamás condicionada por ninguna determinación.

MVET : Es difícil que uno no espere recompensas, del tipo que fueren, por su trabajo; lo es porque difícil es renunciar a los frutos de la acción, al mundo en definitiva. Ahora bien, es liberador saber que nuestro reino no es de este mundo y por tanto pedimos a Dios que derrame su gracia sobre nosotros para que podamos liberarnos de ese tirano interno (que las religiones claramente escenifican) y volar hacia la Libertad. Amén.

JMR : Lograr la Docta ignorancia, grandísima hazaña que sólo puede obtenerse con la ayuda de los dioses.

JMR : Apolo y Dioniso son el mismo dios desde dos puntos de vista. Lo que interesa es el final de los Misterios, o sea el Principio.

MVET : Las religiones son verdaderamente un problema, si por lo menos se limitaran a creer en su dios personal sin querer imponer esa visión chata a los demás, pues allá ellos, cada uno es libre de creer en lo que quiera. Pero no, tienen que extender su miopía lo más que pueden, como si les fuera la vida en ello; entonces no queda otra que señalarlos, escapar de sus fauces. La religión niega la metafísica, eso es lo grave, en cambio esta última la incluye, como a todo lo demás. Solo es una cuestión de jerarquía, de poner cada cosa en su lugar. De saber, como dice el Evangelio, que María eligió la mejor parte, esa que no nos puede ser arrebatada.

JMR : No hay religión que no se considere la mejor, mejor que todas las demás o que cualquier otra, algunas por el hecho de ser "posteriores" históricamente, como si hubiera un progreso en ello: lo mismo que en el mundo profano pero presionando conciencias. Por favor, sí:

…la total prescindencia del Hombre Universal mientras se cumplen todas las profecías, muchísimas de ellas ajenas al caudal de las religiones abrahámicas…

Ni qué hablar de su incapacidad de reconocer a otras formas de la divinidad, al mismo Dios bajo otros nombres, ni siquiera cuando se trata según dicen estas tres, del Único; no debe de tratarse pues, del Uno.

MVET : Lo emocional, lo psicológico, ha alcanzado tal importancia en este mundo que tiene valor por sí mismo, pareciera que cuanto más gesticula uno y hace más aspavientos más razón tiene. Al negar el hombre las posibilidades superiores, léase metafísicas, se sumerge cada vez más en lo personal, individual, psicológico en definitiva; explotando las indefinidas versiones de ese mundo que no tiene salida si no es con ayuda de la enseñanza tradicional, que misteriosamente rescata a quien a ella se entrega; llevándole más allá de sí mismo a su verdadero Sí Mismo. Donde por obra de la gracia puede gozar de otros estados más quietos, silenciosos, misteriosos.

JMR : Sin embargo se nos quiere vender que para acceder a la metafísica hay que pasar por la religión, como si lo interior surgiera de alguna parte de lo exterior, lo mayor de algo menor, el centro de alguna parte de la circunferencia. Y todo es debido a que no se ha conocido algo que tenga que ver con lo sagrado que no haya sido lo religioso, y esto afecta a las tres religiones abrahámicas, que son las únicas en que se practica el proselitismo, como si no pudiendo ir hacia adentro no les quedase otro remedio que ir hacia afuera.

MVET : Lo sagrado, como se dice en En El Útero del Cosmos, poco tiene que ver con la música de órgano. Los aparatos religiosos parecen no saber que

la suprema imagen de Dios es lo invisible que hay detrás de los ojos, el espacio vacío, lo desconocido, lo que no se puede tocar ni ver. ¡Eso es Dios! y de eso no tenemos imagen. No sabemos lo que es, pero es algo en lo que tenemos que confiar. No hay otra alternativa; no podemos evitar confiar en él. Tenemos que hacerlo.

Esa confianza en un Dios a quien no se puede concebir en modo alguno es una forma de fe muy superior al fervoroso aferrarse a un Dios de quien tenemos una concepción definida. (Alan Watts, Nueve Meditaciones. Tomado del Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos, de F.G.F., entrada → Fe).

JMR :

Os andáis preguntando todo el tiempo si lo que hacéis está bien o mal. Si sois buenos o malos. ¡Como si fueseis tan importantes! Os torturáis mentalmente para nada. (Noche de Brujas, 1er. Acto).

MVET : A veces cuando uno no puede, o no quiere, ascender más, le serrucha el piso al vecino para que no exceda su nivel. Al parecer esta es una treta muy usada. Así la religión con la metafísica, y los “creyentes” con los verdaderos amantes de la Libertad. Hay que vigilar para que en nuestro jardín interior no haya alguna trepadora asfixiando el eje central.

JMR : Y la Libertad es inherente al Ser, otro nombre de la Unidad, puesto que allí no hay ningún "otro" que pudiera limitarlo. Más allá del Ser, ni es cuestión de eso, que ha sido y será con esa afirmación del Sí Mismo.

Dado que cualquier asunto o cosa manifestada es simbólica, el universo y todo lo que incluye es un código cifrado, un lenguaje misterioso que podemos comprender aunque para ello necesitemos algo más que nuestras buenas intenciones o la cultura parcial de la que estamos munidos; de hecho salvo por los símbolos y las analogías, nada de lo conocido nos sirve para develar lo desconocido, lo mismo que sucede con el aparato sensorial con el que habitualmente comprendemos. Es por eso que los símbolos son vehículos liberadores; en verdad, los únicos capaces de darnos una libertad que supere lo relativo y vincularnos con lo suprarreal, o sea con aquello de lo que los símbolos son portadores, su razón misma de ser." (Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos, extracto de la entrada → Símbolo).

JMR : Eléuteros, uno de los nombres de Baco, significa libre o liberado.

"Señora de las colinas de Eleuter" llama Hesíodo a Mnemósine, la Memoria, madre de las Musas "de iguales pensamientos, interesadas solo por el canto y con un corazón exento de dolores en su pecho". (Teogonía, 36 y ss.).

MVET : Poco tiene que ver el mensaje evangélico con el que difunde el aparato oficial. Jesús, como Dioniso, conciliando oposiciones, uniendo contrarios, convierte el agua en vino. Este elixir, que reúne el agua y el fuego, es nada menos que su sangre. Pero seguramente muchos se llevarán las manos a la cabeza al ver relacionado a “su Jesús” con un Dios pagano como Dioniso. ¡Por la complementación de opuestos y los teúrgos que la llevan a cabo!

JMR :

También se dice (Orph. fr. 210) que el corazón [de Dioniso] es el único que permanece indivisible en el desgarramiento de los Titanes, esto es, la esencia no dividida del intelecto. (Proclo, Lecturas del Crátilo de Platón, CLXXXII).

MVET : Cantemos a los cuatro vientos, difundamos el mensaje liberador que incluye la negación de aquello que no es; y no es la visión literal, chata, profana que difunden las religiones a través de sus aparatos oficiales. El descenso de la Jerusalén celeste se aproxima y en nuestro fuero interno celebramos su proximidad y su Luz.

JMR :

Les decía también: «¿Acaso se trae la lámpara para ponerla debajo del celemín o debajo del lecho? ¿No es para ponerla sobre el candelero?

Pues nada hay oculto si no es para que sea manifestado; nada ha sucedido en secreto, sino para que venga a ser descubierto.

Quien tenga oídos para oír, que oiga». (Mc 4, 21-23).

MVET : Poco tienen que ver los trabajos de Hércules, periplo prototípico del iniciado, con el seguimiento de unas normas externas cuyo cumplimiento te garantiza el Paraíso. Qué peligrosas son las obras, tanto espera el hombre de ellas que muchas veces se las inventa (su necesidad), o elige los vericuetos más largos para aparentar que trabaja más. No son las obras sino la entrega de uno mismo lo que impulsa el viaje iniciático.

MVET : Renunciar al fruto de la acción, de las obras, es renunciar al personaje que las lleva a cabo, lo cual desde el punto de vista religioso es imposible. La Metafísica no tiene ningún conflicto con la religión, desde la cúspide todo está incluido, ahora bien hay que saber que el paraíso de las religiones no es el Polo, y ese viaje contracorriente que realiza el iniciado puede incluir o no una vivencia religiosa.

MVET :

Más allá del sol, en la sumidad vertical del eje, donde no se espeja la horizontalidad se encuentra la Unidad, Kether: el Origen y Ser de toda la Creación, que es un despliegue de las posibilidades en ella contenidas, lo que genera la serie numeral emanada de sí hasta la multiplicidad, o lo que es lo mismo la escala que determina la sinfonía armónica que llamamos mundo  (7 MM: La Unidad como símbolo).

JMR : La iniciación y la religión comparten o han compartido símbolos, sólo que la iniciación los comprende y encarna y la religión los utiliza, la religión actual incluso no sabe que alguna vez los tuvo y fueron su lengua sagrada, lo cual es uno de los hechos más asombrosos del mundo, al menos para el que suscribe, y una de las demostraciones más palpables de la degradación cíclica. Desde el punto de vista iniciático la religión aun en sus mejores momentos pertenece al ámbito profano, y no se trata de ninguna expresión despectiva sino de sus propios límites pues lo iniciático tiene que ver directamente con lo supraindividual que no hay que confundir con lo general o con lo colectivo.

JMR : El Sí Mismo está 'más allá' del yo, no más acá. De la noche primordial se ha extraído este cosmos y su resumen que es el ser humano mediante el sacrificio o asesinato de una deidad original que puede ser restituida a su nacimiento eterno gracias a un proceso análogo pero invertido.

MVET : He aquí una cita de En el Tren que se puede aplicar a la sopa light de lo religioso:

Inspecciono que estén bien repartidas las cartas. Que nadie haga trampas, y que no exceda el ideal de los demás.

MVET :

En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios.

Ella estaba en el principio con Dios.

Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe.

En ella estaba la vida y la vida era la luz de los hombres,

y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron.

Hubo un hombre, enviado por Dios: se llamaba Juan.

Este vino para un testimonio, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por él.

No era él la luz, sino quien debía dar testimonio de la luz.

La Palabra era la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo.

En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por ella, y el mundo no la conoció.

Vino a su casa, y los suyos no la recibieron.

Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre;

la cual no nació de sangre, ni de deseo de hombre, sino que nació de Dios.

Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria,

gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.

Juan da testimonio de él y clama: «Este era del que yo dije: El que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo.»

Pues de su plenitud hemos recibido todos, y gracia por gracia.

Porque la Ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo.

A Dios nadie le ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, él lo ha contado. (Biblia de Jerusalén, Jn 1, 1-18).

JMR :

Decía, pues: «¿A qué es semejante el Reino de Dios? ¿A qué lo compararé?
Es semejante a un grano de mostaza, que tomó un hombre y lo puso en su jardín, y creció hasta hacerse árbol, y las aves del cielo anidaron en sus ramas.»
Dijo también: «¿A qué compararé el Reino de Dios?
Es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo.» (Lc 13, 18-21).

JMR : En cambio sí está presente hoy para nosotros el Árbol de la Vida como modelo estructural de distintos planos del cosmos –que son también distintos planos o niveles de lectura del Libro y de la realidad– gracias a la Tradición Hermética, capaz de conjugar el esoterismo greco-latino, hebreo y cristiano.

JMR :

Yo os digo: «Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá.

Porque todo el que pide, recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

¿Qué padre hay entre vosotros que, si su hijo le pide un pez, en lugar de un pez le da una culebra;
o, si pide un huevo, le da un escorpión?

Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!». (Lc 11, 9-13).

---

La urgencia de encontrar la fuerza suficiente como para poder salir del pantano. La necesidad de abrir la puerta, pospuesta desde siempre. El amor al conocimiento, sempiterna búsqueda del hombre. La idea de que existe una verdad, una clave, aunque nosotros no la sepamos. Caer en cuenta de que uno va poniéndose mayor, que no puede seguir haciéndose el distraído. Entender que todo es un enigma interesantísimo que apenas se comienza a develar justifica cualquier existencia. Puede ser que haya dolor, cierta angustia muy grande y terriblemente cegadora. Como el sol sale y se pone nuevamente todos los días, esos momentos pasan y se reiteran. Esos instantes jamás podrían ser un fin en sí mismos, sino que ellos nos brindan la oportunidad de trascenderlos. El viaje es largo y por etapas. Recordemos por otra parte que hay una promesa liberadora y un pacto que compromete por igual a ambas partes. (F.G.F., En el Útero del Cosmos. 2º Acto).

MVET : Del centro emanan tantos radios como puntos tiene la circunferencia, Amor se derrama en todos los seres, algunos se abren a su influjo.

La luz está siempre presente; sólo nos separa de ella, un abismo psicológico de incomprensión. (En el Útero del Cosmos)

MVET : Si tan solo pudiéramos tener presente que

Lo que No Es es el origen, aún, del Ser Universal, en cuanto éste es una afirmación de aquel,

nos sería más sencillo entender que es desde la no acción que debemos encarar todos nuestros trabajos y las acciones necesarias para llevarlos a cabo. Libres del interés por los frutos de la acción avanzamos sin mirar a derecha ni izquierda, siendo conscientes de una y otra, por el camino del medio.

JMR : La ciudad moderna es el hogar de la multiplicidad extrema y la velocidad desbocada, cada vez más acelerada, como si se quisiera que todo cupiera en un espacio reducido y cada cosa estuviera conectada con todas las demás, para lo cual no les queda otro remedio que disolverse pues es la imagen invertida de un centro, o sea que tiende a ser un sumidero, sólo aliviado –para quien todavía goza de una cantidad de tiempo– por los elementos bellos, simbólicos, que pueden contemplarse en distintos espacios de ella, y desde luego por la parte de 'caverna' que aún le quede al domicilio. Esa tremenda compresión también empuja a buscar una salida, en la que se hace preciso seleccionar un Destino, o la posibilidad de él.

Voz en off: "Vuestro destino es el origen". (F.G.F., En el Tren).

MVET : Cuando lo exotérico corta con lo esotérico interrumpe el flujo vivificante y por lo mismo languidece en un estado de adormecimiento que le lleva finalmente a la muerte. Así le va al hombre en esta época en que ha interrumpido casi totalmente su vinculación con lo sagrado, sumiéndose por lo mismo, cada vez más, en un mundo sin luz y sin esperanza.

JMR : Lo sagrado es ahora, de hecho es sólo y siempre ahora, pues es la naturaleza del ser y del siendo que no es un solo continuo, sino el latido de una fulguración por la que todo es sostenido en el fundamento del Uno, siendo que todo es y no es simultáneamente.


Árbol invertido con las sefiroth de la Cábala y los nombres divinos;
en las ramas las jerarquías angélicas. Robert Fludd, Hª del Macrocosmos
y del Microcosmos II
. Francfort, 1621.

MVET : Todo está en todo, qué maravilla, y qué asombroso es este mundo en que “lo posible habita cerca de lo necesario”. Desarticulado el modelo tradicional, aún en las condiciones de penuria que se halla este mundo tan alejado de su principio y por tanto de la Luz, es posible que esta se manifieste para aquellos que verdaderamente la buscan.

Sumérgete, tú que puedes, en esta crátera, tú que crees que volverás a ascender hacia Aquel que la ha enviado sobre la tierra, tú que sabes por qué has venido al ser. (Poimandrés, libro IV).

JMR : En muchísimas ocasiones las representaciones de la Anunciación, que es al mismo tiempo la Concepción, muestran que cuando esta sucede, María 'llena de Gracia' se encuentra leyendo un libro.


Nicolás y Martín de Zahortiga, c.1470. Borja, Zaragoza.
Museo de la Colegiata de Santa María.

Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin.» María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?» El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios.» Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y el ángel, dejándola, se fue. (Lc 1, 26-38).

«¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» (Lc 1, 45).

MVET : Es muy importante conocer el Árbol de la Vida que es un despliegue, un enmarque de la Unidad, del Ser; permitiéndonos con ello penetrar en los misterios del No Ser que lo contiene y que incluye además lo que no es y nunca será; más aún, acercarnos "allí" donde ya no se habla de Ser y No ser. Silencio total, la Suprema Identidad.

MVET : Sobre este tema, se dice en En el Útero del Cosmos:

Toño: (Carcajeándose). – Sólo un mundo ignorante puede imaginar que el átomo de los griegos, es decir, el concepto de lo irreductible, pueda ser reducido.

Angie. – Se supone que enfatizando estas calumnias ante la opinión pública, lo irreductible deja de ser tal, o desaparece. Si decimos: que lo reductible es lo irreductible, que la uniformidad es la unidad, que la substancia es la esencia, que la personalidad o la individualidad es el Yo, que la humanidad es lo divino ...

Rosa. – ... que lo cósmico es el infinito, que lo espiritual es material,

Jezabel. – ... que lo más bajo es lo más alto,

Angie. – ... que lo grande y múltiple es lo valioso, que nuestras miserias son importantísimas, no diremos sino lo que dice el amo invertido de este mundo.

MVET : Dice el gran Nicolás de Cusa en su De la Docta Ignorancia:

Nunca hubo ninguna nación que no rindiera culto a Dios y que no creyera en Él como máximo absoluto. Hallamos que Minar anotó en los libros de las antigüedades que los sisenios adoraban máximamente a la unidad. Y Pitágoras, clarísimo varón de autoridad irrefragable en su tiempo, suponía trina aquella unidad. Investigando la verdad de esto, y elevando más el ingenio, digamos conforme a lo anterior: lo que precede a toda alteridad no duda nadie que es eterno, pues alteridad es lo mismo que mutabilidad; pero todo lo que naturalmente precede a la mutabilidad es inmutable, y por lo tanto es eterno. La alteridad está formada por varias cosas, por la cual la alteridad, como número, es posterior a la unidad. Por consiguiente, la unidad, por naturaleza, es anterior a la alteridad, y. puesto que la precede naturalmente, la unidad es eterna.

Seguir en:

https://www.esenciadelcristianismo.com/3renacimiento/cusadoctaign1.html

JMR : Tantos buenos deseos, justicia democrática (se le supone), esperanzas de progreso, sacrificios por los demás, especialmente los hijos (para que sean o tengan más o mejor que los padres y no tengamos que pensar qué hacemos con nosotros mismos), recuerdo de los fieles difuntos, etc., y estamos meando completamente fuera del tarro… No vamos ni venimos a ninguna parte, fuera de la autodestrucción o autoconsumo, a pesar de (o gracias a) los progresos de la ciencia y los avances de la técnica con los que hemos conseguido llegar a donde estamos: en el "culo del mundo”. Mientras tanto nos permitimos tener compasión de aquellos pueblos que llamamos primitivos y que resulta viven según ellos en el "centro del mundo", un lugar desde donde se conecta con los dioses y los antepasados, cosa que hemos excluido de la "realidad".

Enrique: – ¿Cuál realidad?   (En el Tren).

MVET : Un medio tan pobre, en el verdadero sentido de la palabra, como en el que nos toca vivir no puede sino conformar seres pequeños, incluso mezquinos. Esto también le toca al iniciado. Y teniendo presente que “nadie puede añadir un codo a su estatura”, redoblamos en nuestro trabajo alquímico gracias al cual los metales son convertidos en oro. Es decir, que el viajero, en pos de su verdadero hogar, va dejando las “capas brutas” y afinando su diapasón interno al ritmo sutil de la lira de Apolo, hasta, “donde” la Gracia le lleve.

JMR :

El «hombre transcendente», es decir, el que ha realizado en sí mismo el «Hombre Universal» (el-insânul-kâmil) es, en el lenguaje del hermetismo islámico, designado él mismo como el «Azufre rojo» (el-kebrîtul-ahmar), que también es representado simbólicamente por el Fénix; entre él y el «hombre verdadero» u «hombre primordial» (el-insânul-qadîm), la diferencia que existe es la que hay entre la «obra al rojo» y la «obra al blanco», que corresponden a la perfección respectiva de los «misterios mayores» y de los «misterios menores». (R. Guénon, La Gran Tríada, cap. XII: “El Azufre, el Mercurio y la Sal”).

MVET : Conocernos pasa por conocer el medio en el que estamos. Un mundo sumergido en las heces de la creación, así lo creemos, aunque puede ser peor pues la cosa sigue degenerando. Hombres robotizados, seres sin ideales, necesidades elementales a flor de piel. Se hace imprescindible la concentración para poder observar, sin sucumbir, la disolución.

JMR : Podría concluirse de ello que la irrupción de lo simbolizado al transformar nuestra visión transforma también la percepción de la realidad que incluye lo social, el discurso existencial, en constante presente, donde el mito es directamente actuado pues es el paradigma inevitable de cualquier gestación, por lo que al operario no le queda otra que el rito perenne.

JMR :

Todos los seres y las cosas expresan una realidad oculta en ellos mismos, la cual pertenece a un orden superior, al que manifiestan, y son el símbolo de un mundo más amplio, más realmente universal, que cualquier enfoque particular o literal, por más rico que éste fuese. En verdad la vida entera no es sino la manifestación de un gesto, la solidificación de una Palabra, que contemporáneamente ha cristalizado un código simbólico.

Ese es el libro de la vida y del universo, en el que está escrito nuestro nombre y el de todos los seres y las cosas, y los distintos planos en que conviven y se expresan, comunicándose perpetuamente, interrelacionándose entre sí a través de gestos y símbolos. La trama entera del cosmos es en verdad un símbolo que cada una de sus partes expresa a su manera.

Y si toda la manifestación es simbólica y el universo un lenguaje, un código de signos, nosotros somos también símbolos y conocemos y nos relacionamos a través de ellos. (F.G.F., El Simbolismo de la Rueda)

MVET : Podríamos decir que la armonía es el estado natural del cosmos, y sabiendo que esta se logra con el concurso de desarmonías parciales, nos atrevemos a brindar por discordia, que se hace presente evidenciando desequilibrios e insuficiencias. Todo está incluido en este diseño preciso en el que estamos insertados. Ahora bien, si en el momento final, que es ahora, como se dice en Noche de Brujas “Cada cual estará representando el papel que eligió para vivir y estará pensando lo que decidió pensar.” Mejor no darle mucha cancha a los egos no vaya a ser que nos mantengamos día sí y día también en el pantano del desprecio, del odio, o cualquier otro tirano que en definitiva no es sino individualismo, ignorancia, falta de Amor. Y ahora ¡por Amor que todo lo mantiene unido!

JMR :

El hombre se perfecciona o se deprava según que tienda a confundirse con la Unidad universal o a distinguirse de ella. (Fabre d'Olivet, citado por R. Guénon en La Gran Tríada, XXI).

JMR :

Las culturas nacen, se desarrollan, maduran y mueren.

Y las civilizaciones que nos precedieron han estado sujetas a esta ley, como lo estamos nosotros. (El Simbolismo Precolombino, tuits en @fgonzalezfrias).

MVET : Una historia y un credo, límites instituidos por el hombre para arropar su individualidad y así reforzar su existencia. Error en el que no han caído los pueblos tradicionales o arcaicos, que sabiendo que están de paso no necesitan estructuras añadidas, las que para su mentalidad serían obstáculos en su concepción del mundo, al que respetan y toman tal cual, sabiendo que su función no es crear barreras entre cielo y tierra sino ser mediadores y puentes entre lo alto y lo bajo.

JMR : El hombre actual trata de identificarse con esos detalles anecdóticos de su personalidad porque entre un pasado que ya no está y un futuro que no ha llegado él no tiene otro modo de durar en la línea del tiempo que fijar alguna imagen de sí mismo y la película del conjunto, con un ‘lugar’ donde insertarse. O sea, que la vida y él son una descripción más o menos compartida y aceptada, y más o menos basada en una creencia, y además con el obstáculo que significa la superstición del progreso, individual y colectivo.

La vida es sueño
sólo venimos a dormir, sólo venimos a soñar
¡No es verdad, no es verdad
que venimos a vivir en la tierra!

(Cantares mexicanos, citado en ‪El Simbolismo Precolombino, cap. El Centro y el Eje).

Nada nuevo hay bajo el sol [= Tifereth, la sefirah número 6].

(Eclesiastés 1).

MVET : La tendencia del hombre a anotar y encasillar hechos y cosas, actualmente ha llegado a extremos inimaginables. Por ejemplo, acumulación de fotos queriendo atesorar viajes y espacios; es más importante la foto en cuestión que disfrutar verdaderamente de la belleza del lugar; queriendo atrapar las cosas, estas se pierden. Sobre todo la magia, todo lo sutil que jamás podrá ser encapsulado. Así el hombre aprisiona la materia y se cierra a las posibilidades de la verdadera vida.

hoy es el primer día de la creación y vivimos el eterno presente del que son apenas imágenes el pasado y el futuro. (entrevista a F.G.F., tomada de Historia Viva, Un recorrido por la obra de Federico González, M.V.E.)

JMR : La única historia verdadera es la del proceso de iniciación, pero este se produce en la intimidad y totalidad del tiempo.

ROSA: – El rito de la iniciación cósmica, ese proceso efectivo y real, es la dramatización vivencial del Misterio. Es un recuerdo vivo actualizado en su forma por la simultaneidad del presente. Sería la historia del Arquetipo si la Eternidad tuviese historia. Mejor decir que es una historia arquetípica. El mito encarnado en la interioridad es el renacer del símbolo. (En el Útero del Cosmos, 2º Acto).

MVET : Como pez en el agua, esa es la imagen que nos sugiere la concepción del mundo en una sociedad tradicional o arcaica. La sencillez y la alegría acompañan a aquellos que no poseyendo nada, no siendo nada distinto del modelo armónico en el que están insertados, se mueven al ritmo del monocordio universal con el que internamente están afinados.

JMR : Así se hacía presente el edificio que lleva a conocer lo intangible, la construcción jerarquizada de un lenguaje en el que está presente lo supracósmico, sin confusión, como origen y destino de todos los seres.

JMR : Un hombre crucificado sin saberlo, o sabiéndolo oscuramente, en las coordenadas espacio-temporales, también conocidas como los cuatro elementos.

MVET : Sí, en este periodo cíclico el hombre nace en un medio enfermo y, cómo no ha de creer que eso es lo normal e identificarse con ello si es lo único que tiene al alcance. Por eso, que la Tradición, respondiendo a nuestra llamada, a través de uno de sus mensajeros nos haya tendido un cable, el hilo de Ariadna, para salir del laberinto, para saber, o al menos intuir que la verdadera vida es otra cosa, es un presente extraordinario. Gracias Federico que iluminas nuestro camino haciéndolo posible.

JMR :

Lo que muestra quizás más claramente la significación esencial del «Grial», es lo que se dice de su origen: esta copa habría sido tallada por los Ángeles en una esmeralda caída de la frente de Lucifer en el momento de su caída. Esta esmeralda recuerda de una manera muy llamativa a la urnâ, la perla frontal que, en el simbolismo hindú (de donde ha pasado al Budismo), ocupa frecuentemente el lugar del tercer ojo de Shiva, que representa lo que se puede llamar el «sentido de la eternidad» (…). Por lo demás, se dice después que el «Grial» fue confiado a Adán en el paraíso terrestre, pero que, en su caída, Adán lo perdió a su vez, ya que no pudo llevarlo con él cuando fue arrojado del Edén; y, con la significación que acabamos de indicar, eso deviene suficientemente claro. En efecto, el hombre, apartado de su centro original, se encontraba desde entonces encerrado en la esfera temporal; ya no podía encontrar el punto único desde donde todas las cosas se contemplan bajo el aspecto de la eternidad. (R. Guénon, El Rey del Mundo, cap. V: "El Simbolismo del Grial").

MVET : Puesto que todo lo aprendemos, ese aprendizaje podría haber sido otro, y otro, u otro…, en definitiva es artificial. Palabra que según el Diccionario de la Real Academia significa: 1. Hecho por mano o arte del hombre. 2. Producido por el ingenio humano.

No podré jamás satisfacer mis deseos. Por fin he comprendido que es imposible poseer. Que también la boca y el ano del universo son orificios artificiales (En el Útero del cosmos, F.G.F.)

¡Por Jano! buen solsticio a todos.

JMR :

A una circunferencia la conforman multitud de rectas indefinidas, reflejos de innumerables radios que, como el sonido, nacen, mueren y renacen a perpetuidad.

En el caso de la música, arquitectura del logos, el ritmo subraya la alteridad de un continuo evidente y las proporciones numéricas estructuran el espacio sonoro con la revelación de unas pautas que se organizan y corresponden entre sí.

La manifestación de este hecho asombroso es el arte musical y la audición el medio de que se vale el tiempo para perpetuar el eterno presente. En el código de lo que constantemente se reitera la idea musical es una posibilidad siempre nueva y tan fresca y reciente como cualquier generación. La voz es el instrumento por excelencia y el fraseo y la palabra los gestos audibles que articulan cualquier lenguaje. En el origen fue el verbo que es simultáneo con la perennidad de la creación; interpretar la armonía cósmica no es otra cosa que ser." (F.G.F., Simbolismo y Arte: "Arte Musical").

JMR :

No hay sonido sin auditor, en la criatura está la potestad de que sea o no sea la obra; se sabe que una huelga de escuchas anuncia el fin del tiempo. (ibid.)

MVET : Hoy, todavía con el sol señalando la Puerta de los Dioses por la que desciende el Avatâra, y por la que salen de la caverna cósmica aquellos que mueren antes de morir; reflexionamos sobre las pocas (por no decir nulas) oportunidades de llegar a esa puerta que les brindan a sus fieles las iglesias que, casi en su totalidad, van cambiando ‘sin ton ni son’ la herencia recibida para adecuarla a los usos de una sociedad que no comprende ni respeta lo sagrado. Se valora lo grande y múltiple y se desprecia lo pequeño y valioso.

MVET : La inexorabilidad del movimiento cíclico da frío, sin embargo sabemos que en cualquier momento de este es posible la salida, por tanto aun cuando estemos precisamente en la parte más solidificada esa salida es posible y, esta posibilidad se concreta con el nacimiento del niño en la caverna del corazón. Jesús nace en una gruta en este solsticio invernal, la Luz triunfa sobre las tinieblas y comienza un nuevo ciclo.

MVET : El mismo ciclo sigue la vida del hombre, entregando al final del mismo su cuerpo mortal a la tierra. Mas el hombre nuevo, que ha triunfado sobre las tinieblas, sigue viaje en dirección a la Fuente de la que todo emana.

Feliz Navidad

Se les presentó el Ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor.

El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo:

os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor;

y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.»

Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo:

«Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace.»

Y sucedió que cuando los ángeles, dejándoles, se fueron al cielo, los pastores se decían unos a otros: «Vayamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y el Señor nos ha manifestado.»

Y fueron a toda prisa, y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

Al verlo, dieron a conocer lo que les habían dicho acerca de aquel niño;

y todos los que lo oyeron se maravillaban de lo que los pastores les decían.

María, por su parte, guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón.

Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, conforme a lo que se les había dicho. (Biblia de Jerusalén, Lc 2, 9-20)

JMR : Toda esta dialéctica representada en las fases del ciclo, en su cuaternario de opuestos y complementarios, nos enseña que lo que hemos de lograr no es de este mundo.

MVET : Así estamos los hombres en este periodo crepuscular, envueltos en sombras, la ignorancia, que nombra Pausanias más arriba, oculta la verdadera realidad; la luz disminuye y el final del ocaso de este mundo se aproxima a pasos agigantados. Sin embargo en el espacio de Miscelánea, que inaugura año, como siempre, concentrados en el punto inasible y permanente, más allá de los vaivenes del momento cíclico que nos toca vivir, celebramos una vez más, guiados por las citas de Federico o de su obra que viene a ser lo mismo, un presente que nos rescata de la miseria y el olvido y nos lleva, en alas de la gracia, a nuestro verdadero hogar. Por el sol invictus.

JMR : Por ejemplo que si todavía no lo hemos hecho, hemos de descender a la oscuridad para poder salir al nuevo día.

MVET : Bueno es detenerse a considerar nuestra ignorancia sobre el pasado y sobre el futuro del hombre en la cinta del tiempo. La historia, ya se sabe, puede manipularse, y de la prehistoria los científicos sacan conclusiones en base a unos supuestos que ellos mismos determinan.

Muchos no lo saben; pero el más ilustre bromista francés ha sido el teólogo y antropólogo Theilhard de Chardin. Según recientes pesquisas, fue él quien, por hacerle una jugarreta a su colega, el arqueólogo Charles Dawson, le acomodó los huesos de una mandíbula de hace pocos milenios al cráneo prehistórico que había descubierto Dawson en sus excavaciones. Esto condujo a que se levantara una famosa y falsa teoría sobre el eslabón perdido, la teoría del 'Hombre de Piltdown' que Teilhard nunca alcanzó a demostrar por vergüenza científica. (Citado por Federico en Los Símbolos Precolombinos).

Afortunadamente si sabemos que hoy, como siempre, el hombre es hijo del cielo y de la tierra y mediador entre ambos.

JMR : Se abre el telón y aquí estamos, en el seno de un universo circular, en el medio de una superficie llamada tierra en cuyo ombligo se unen dos espirales que emanan de ambos polos y al que debemos acercarnos para encontrar la salida, o sea para nacer al misterio de lo que ha sido siempre. Se cierra y otra humanidad, otros protagonistas ocuparán el lugar intermediario entre lo alto y lo bajo, un reflejo de la unidad de su origen, la única capaz de regenerar el cosmos.

MVET : No podemos caer en la tentación de refugiarnos en nuestra torre de marfil, que previamente con mucho esfuerzo hemos construido. Hay que abandonarlo todo y aceptarlo todo al mismo tiempo, de ese modo el mundo entero se convierte en torre de marfil aun y en la situación de penuria y oscuridad de este fin de ciclo.

.... el oficialismo contemporáneo excluye del binomio salud-enfermedad a esta última, por una especie de asociación con el mal, al que el hombre moderno niega, atribuyendo a ese "mal" las características de lo que a él le desagrada y no quiere reconocer en sí, motivo por el cual el bien no es la conjunción constante de opuestos, sino un imaginario estado a alcanzar, que cambia con los vientos de la moda y la relatividad de los usos y costumbres. (Programa Agartha, F.G.F. y col.)

MVET :

Como ha dicho Federico en alguna ocasión somos "la suma de nuestras imágenes más la Unidad". Sin ésta, sin el Ser que nos da la vida, esas imágenes, esas formas mentales con que se recubren las ideas, no serían absolutamente nada, sólo ilusión, vanidad de vanidades.

(Francisco Ariza: “Federico González: La Tradición Viva”. http://symbolos.com/s29tradicionviva1.htm). Hoy en: https://www.2enero.com/textos/s29tradicionviva1.htm

JMR : Uno mismo es su verdadero enemigo, y no siempre su mejor aliado.

MVET : Pues estamos en un tiempo en que la cultura brilla por su ausencia, las estructuras sociales, en franca desintegración, no pueden jugar su papel ni de comunicación, ni de sostén, ni de transmisión. Los hombres deambulan perdidos, sin trabajo, sin orden, sin alegría, sin esperanza. Pero bueno así son las cosas y ya sabemos que en el comienzo están los gérmenes de la desintegración final, como también en el final los de un nuevo amanecer.

JMR :

"... como la absoluta maximidad es una entidad absoluta, por la cual todas las cosas son lo que son, así también la unidad universal del ser procede de aquella que es llamada máximo absoluto; y de ahí que exista de modo contracto como universo, la unidad del cual está contraída en la pluralidad, sin la que no puede existir. Porque este máximo, en verdad, aunque en su unidad universal comprende todas las cosas, en cuanto que todas las cosas que existen por el máximo absoluto están en él, y él mismo está en todas ellas, no tiene, sin embargo, subsistencia fuera de la pluralidad (en la cual existe), en cuanto que no existe sin contracción, de la que no puede librarse." *

* En nota: "Nicolás de Cusa, La Docta Ignorancia, II: 'exista de modo contracto como universo'; recordar la doctrina de En Sof y la Tsim-tsum." (F. González - M. Valls, Presencia viva de la Cábala II. La Cábala Cristiana).

MVET : El Cosmos es uno, por lo que todo lo que es, ya sea en potencia o en acto, está en él contenido. Puesto que el hombre es un cosmos en pequeño, un microcosmos, en él están todas las semillas y por tanto todas las posibilidades cósmicas, da vértigo esta dimensión del ser humano que en definitiva es la del Ser.

El cosmos es uno solo (Platón, Timeo, 31 a y b): Es verdadera la afirmación de la unicidad del universo o sería más correcto decir que hay muchos e incluso infinitos mundos? Uno, si en realidad ha de estar fabricado según su modelo. Pues lo que incluye todos los seres vivos inteligibles existentes nunca podría formar un par con otros porque sería necesario otro ser vivo adicional que los comprendiera a estos dos, del que serían partes, y entonces sería más correcto afirmar que este mundo no se asemeja ya a aquellos sino a aquél que los abarca. Por ello, para que en la singularidad fuera semejante al ser vivo perfecto, su creador no hizo ni dos ni infinitos mundos, sino que éste, generado como un universo único, existe y existirá solo. (Tomado del Diccionario de símbolos y temas misteriosos, entrada → Cosmos)

MVET : El cosmos no es la suma de sus partes como tampoco la unidad es la suma de la multiplicidad. La unidad da lugar a la dualidad y por adición de la misma unidad sucesivamente a todos los números, que en definitiva no son sino aspectos de la unidad, la cual permanece sin salir de si misma dando vida o mejor nombrando a todo lo emanado desde el Origen.

… la unidad se desdobla produciendo el binario y nunca el binario podría ser el origen de la unidad. (En el Útero del Cosmos)

MVET :

lo único aparece misteriosamente como múltiple, en cuanto se refleja en el prisma de la manifestación, y aún mucho más cuando lo hace en las modalidades de lo individual. (Introducción a la ciencia sagrada, F.G.F. y col.)

MVET : La verdadera realidad no es accesible al hombre profano, tampoco le interesa en verdad. El mensaje vivo de la tradición nos llega cuando la sed de conocer logra traspasar la barrera de lo puramente racional, cuando uno de corazón se pregunta por su verdadera identidad. En el camino iniciático, que corre paralelo al ordinario del hombre profano, todo nos es dado y ningún mérito por grande que fuera puede alcanzar a traspasar la barrera que separa ambos mundos. Apostar por la horizontal es perder, no hay protagonismo en el plano social, familiar o laboral que no sea a expensas de nuestro trabajo iniciático. Lo cual no quiere decir que no nos ocupemos, pues también está incluido, sin pretensiones egóticas, de todo aquello que verdaderamente nos corresponde a ese nivel.

JMR :

Para realizarse totalmente, es necesario que el ser escape a este encadenamiento cíclico [el encadenamiento a la serie indefinida de los ciclos de manifestación] y pase de la circunferencia al centro, es decir al punto en que el eje se encuentra con el plano que representa el estado donde dicho ser se halla actualmente. Siendo efectuada en primer lugar y por ello mismo la integración de este estado, la totalización se operará a continuación, a partir de este plano de base, según la dirección misma del eje vertical.

Hay que destacar que, mientras que hay continuidad entre todos los estados considerados en su recorrido cíclico (…), el paso al centro implica esencialmente una discontinuidad en el desarrollo del ser; puede compararse, a este respecto, a lo que, desde el punto de vista matemático, es el «paso al límite» de una serie indefinida en variación continua. En efecto, el límite, siendo por definición una cantidad fija, no puede, como tal, ser alcanzado en el transcurso de la variación, incluso aunque ésta prosiga indefinidamente; no estando sometido a esta variación, no pertenece a la serie de la cual es el término, y es necesario salir de esa serie para acceder a él.

Igualmente, es necesario salir de la serie indefinida de los estados manifestados y de sus mutaciones para alcanzar el «Invariable Medio», el punto fijo e inmutable que gobierna el movimiento sin participar de él, tal como la serie matemática entera está, en su variación, ordenada con respecto a su límite, que le da así su ley, pero que está, él mismo, más allá de esta ley. (René Guénon, El Simbolismo de la Cruz, cap. 25: "El Árbol y la Serpiente").

MVET : Cualquier obra del hombre ha sido previamente concebida por él. El proceso creativo se inicia con una chispa inteligente en la que, aquel que la recibe contempla la obra acabada, o mejor la obra en sí. De esa chispa que es la semilla surge con el favor del tiempo el árbol en todo su esplendor.

El verdadero Padre Ñamandu, el Primero, / habiendo concebido su futura morada terrenal, / de la sabiduría contenida en su propia divinidad, / y en virtud de su sabiduría creadora, / hizo que en la extremidad de su vara fuera engendrándose la tierra. (Tomado del Diccionario de símbolos y temas misteriosos, entrada → Guaraníes)

JMR :

Por la operación del «Espíritu Universal» (Âtmâ), que proyecta el «Rayo Celeste» que se refleja sobre el espejo de las «Aguas», en el seno de éstas se encierra una chispa divina, germen espiritual increado, que, en el Universo potencial (Brahmânda o «Huevo del Mundo»), es esa determinación del Brahma «No-Supremo» (Apara-Brahma) que la tradición hindú designa como Hiranyagarbha (es decir, el «Embrión de Oro»).

En cada ser considerado en particular, esta chispa de la Luz Inteligible constituye, si se puede hablar así, una unidad fragmentaria (expresión por lo demás inexacta si se la tomara al pie de la letra, al ser la unidad en realidad indivisible y sin partes) que, desarrollándose para identificarse en acto a la Unidad total, a la cual es en efecto idéntica en potencia (ya que contiene en sí misma la esencia indivisible de la luz, como la naturaleza del fuego está contenida toda entera en cada chispa), se irradiará en todos los sentidos a partir del centro, y realizará en su expansión la perfecta eclosión de todas las posibilidades del ser.

Este principio de esencia divina involucionado en los seres (en apariencia solamente, ya que no podría ser realmente afectado por las contingencias, y que ese estado de «envolvimiento» no existe más que desde el punto de vista de la manifestación), es también, en el simbolismo védico, Agni, manifestándose en el centro del swastika, que es, como hemos visto, la cruz trazada en el plano horizontal, y que, por su rotación alrededor de este centro, genera el ciclo evolutivo que constituye cada uno de los elementos del ciclo universal." (René Guénon, El Simbolismo de la Cruz, cap. 24: "El rayo celeste y su plano de reflexión").

MVET : Hoy, reflexionamos sobre la importancia de los vínculos que ligan entre sí a los seres, las cosas, etc., estas relaciones, uniendo, conforman otro ser o entidad que, trascendiendo las partes que la constituyen, adquiere un estado otro que posibilita precisamente la liberación de las individualidades que la conforman. Tal es el caso de Miscelánea, nuestra nave acorazada, donde viajamos unidos por Amor al abrigo de la multiplicidad, del egoísmo separador y de la desesperanza propia de este mundo agonizante en que, a pesar de los pesares, navegamos rumbo a la Libertad.

JMR :

“(La) concepción del mundo común a todas las tradiciones verificables, … no es conocida hoy en el mundo moderno sino por unos pocos.”

“El hombre contemporáneo, a la inversa del hombre tradicional … ha desechado las energías espirituales y sutiles.” (F.G.F., El Simbolismo Precolombino, cap. IX, tuits en @fgonzalezfrias).

Estamos entrenados sólo para advertir lo más grosero.

MVET : “Las ‘vibraciones’ del creador están siempre presentes en su obra”, en su creatura; en el hombre, esta presencia o comunicación se mantiene por el rayo que le une a su origen, Buddhi para la tradición hindú. Este rayo incide en su corazón, por eso es que este, se dice, es la sede de la Inteligencia.

Buddhi, considerado en relación con la individualidad humana o con cualquier estado individual, es (…) su principio inmediato pero trascendente (…) se debe considerar al centro de cada estado, en el cual se proyecta este rayo espiritual, como identificado virtualmente (aunque no efectivamente) con el centro del ser total; y es por esto que un estado cualquiera (tanto el humano como cualquier otro), puede ser tomado como base para la realización de la “Identidad Suprema” (El Hombre y su devenir según el Vêdânta, R. Guénon)

JMR :

Para algunas Tradiciones, la creación ha sido vista como la expresión de números y letras y el arte combinatoria las reúne y complementa. Igualmente es frecuente la comparación con una obra de ingeniería y los médicos y naturalistas lo ven como la maravilla de un gran ingenio creador, la Inteligencia Universal. Esto está íntimamente relacionado con la Masonería, que evoca al Creador como el Gran Arquitecto del Universo, como un rey en su reino; la «Ciudad de Dios» en el Hermetismo y la Cábala.

La Geometría de esa realidad aparentemente utópica es la Ciencia de las Ciencias, que la geometría representa marcando los ciclos y ritmos que la definen y «el peso y la medida» del Evangelio cristiano que los nombra como elementos secretos a los que está sometido el fenómeno humano.

Se ha llegado a decir que Dios geometriza.

(De la entrada → "Geometría" del Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos de Federico González Frías).

MVET : No podría ser de otro modo pues la Libertad está en el origen de todo al igual que es nuestro destino final.

Hoy seguiremos oyendo a Pausanias y compañía instruyéndonos:

Es que lo que hemos aprendido no es una nueva descripción del cosmos y del microcosmos, sino el saber de todos los pueblos y autores que se unen en un solo punto para revelárnoslo. Pero aún saber eso es igual a no saber nada en la indefinible variedad que supone. (En el tren, F.G.F.)

JMR :

Todo es uno, dice igualmente el taoísmo; durante el sueño, el alma no distraída se absorbe en esta unidad; durante la vigilia, distraída, distingue seres diversos» (Tchoang-tseu, II; traducción del P. Wieger. Citado por R. Guénon en El hombre y su devenir según el Vedanta, cap. XIV: "El estado de sueño profundo o condición de Prâjna").

JMR :

Ahora somos la piedra de la que puede hacerse brotar la chispa, la montaña debajo de la cual Dios yace sepultado, la escamosa piel de reptil que lo oculta, y el combustible para su encendido. Que esa guarida suya es ahora una cueva o casa presupone la montaña o las paredes con que está encerrado. "Tú" y "yo" somos la prisión y la Constrictora psicofísicas en los que lo Primero ha sido engullido para que "nosotros" pudiéramos ser. Pues como nos lo han dicho repetidas veces, el asesino-del-Dragón devora a su víctima, la engulle y bebe hasta secarla, y mediante esta Comida Eucarística toma posesión del tesoro y de las facultades del Dragón primogénito y deviene lo que él era.

De hecho, podemos citar un texto notable en el que a nuestro compuesto se lo llama la "montaña de Dios" y se nos dice que el Comprehensor de esta doctrina engullirá de manera parecida a su propio adversario maligno y aborrecible.

Por supuesto, este "adversario" no es otro que nuestro yo. El significado del texto sólo será captado plenamente si explicamos que la palabra que expresa "montaña", giri, deriva de la raíz gir, "engullir". De manera que Aquél en quien estuvimos aprisionados es ahora nuestro prisionero: como nuestro Hombre Interior, está sumergido en nuestro Hombre Exterior y es ocultado por éste. Ahora es su turno de convertirse en el Dragón-matador; y en esta guerra del Dios con el Titán, ahora librada dentro de uno, donde estamos "en guerra con nosotros mismos", su victoria y resurrección serán también nuestras, si hemos conocido Quién somos. Ahora le toca a él bebernos hasta secarnos, y a nosotros ser su vino.” (A. K. Coomaraswamy, Hinduismo. I. El Mito).

MVET : Bien paradójico todo esto, es el límite, que nos limita, el que nos permite intuir lo ilimitado. Es la cárcel de la mente, que no puede consigo misma, la que nos hace entrever que la salida ha de estar en "otro lado". Agotadas las fuerzas en una lucha que comprobamos es vana, aceptamos la entrega del equipo y con ello la puesta en marcha de un soldado, que lo es de la milicia celeste. Es el triunfo de Dioniso que renace, una vez más, de las cenizas de la individualidad.

JMR :

Sin el hecho real y efectivo de la Iniciación nada podría saberse ni entenderse acerca del hombre y la vida.

Para la perspectiva tradicional si no fuera por la Iniciación en los misterios la vida no tendría ningún sentido.

El iniciador auténtico, es finalmente el numen que se revela al ser humano, al que todo hay que enseñárselo puesto que todo lo aprende. (F.G.F., El Simbolismo Precolombino, tuits en @fgonzalezfrias).

MVET : Los exotéricos, al igual que Marta, siempre reclamando y creyéndose imprescindibles. Eso es lo que les pierde, su incapacidad para borrarse, para abandonarse en la soledad del Misterio, única fuente de la que emana la verdadera vida; nada que ver con los sucedáneos que ellos (los exoteristas), con sus mejores intenciones, tienen la pretensión de hacer pasar como lo auténtico y necesario. Cada cual es libre de elegir, otra cosa es tratar de imponer la miopía exotérica a los demás. Jesús deja muy claro la primacía de María sobre Marta.

MVET : La piedra que rechazaron los constructores se ha convertido en piedra angular. Este lapis exilis, una designación de la piedra filosofal de los alquimistas, es una salida, eso nos lleva a la contemplación de la misma como algo vacío, como una nada capaz de sostener y dar realidad a toda la construcción; Es el abandono completo de cualquier cosa que sea algo.

… esa nada es la potencia en la virginidad de su origen, (En el Útero del Cosmos)

JMR :

Si queremos comprender a los pueblos arcaicos debemos abordar el asunto de la Iniciación como hecho cosmogónico real. (El Simbolismo Precolombino, tuit en @fgonzalezfrias).

MVET : Una fuente única e inagotable, una puerta siempre abierta que da acceso a la Libertad. Cuando el amor al Conocimiento (‘la verdad os hará libres’) impulsa al hombre y este persevera en su peregrinaje, le es posible, con el auxilio de la Gracia, superar los obstáculos, las ‘limitaciones tradicionalistas’ entre ellos, hasta arribar al Polo e incluso traspasarlo.

…osar es casi necesario para quitarnos las cadenas que nos hacen esclavos de nuestra programación, o de las que quieren infligirnos otros, verdaderos policías del pensamiento, espíritus totalitarios cuyo refugio es la norma, aunque esta sea notoriamente falsa. Nadie viene a ofrecernos o darnos la libertad; una de las condiciones para obtenerla es hacerlo por nosotros mismos, sin dejarse engañar por cualquier «maestro» o director espiritual, sino por medio del plano intermediario, invocando al Maestro Interno. (Antología: Federico González).

JMR : Por eso la Tradición está viva y/o puede vivificarse en el presente.

MVET :

Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron.

Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo:

«Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.

Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.

Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.

Vosotros sois la sal de la tierra. Mas si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para nada más que para ser tirada afuera y pisoteada por los hombres.

Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte.

Ni tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa.

Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.» (Biblia de Jerusalén, Mt 5, 1-16)


→ Crismón. Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos.

MVET : El centro no necesita de la periferia, así, puesto que nuestro viaje es hacia el centro, este es principal y el resto secundario.

JMR : ¡Viva Guénon!

MVET : Es La luz que los ilumina y que percibimos en la medida en que a ellos nos abrimos. La palabra escrita, fijación del Verbo generador capaz de fecundar a su través el alma del recipiendario que absorbido por ella penetra en otras estancias más íntimas de sí mismo y del mundo.

JMR : Esos textos son la coagulación sensible de otros planos invisibles que ellos llevan en potencia y a los cuales son capaces de revelar, o sea de despertar en el interior del ser humano que también es un símbolo vivo. Por otro lado esos textos son síntesis e iluminaciones del gran "libro de la vida y el universo".

Todos los seres y las cosas expresan una realidad oculta en ellos mismos, la cual pertenece a un orden superior, al que manifiestan, y son el símbolo de un mundo más amplio, más realmente universal, que cualquier enfoque particular o literal, por más rico que éste fuese. En verdad la vida entera no es sino la manifestación de un gesto, la solidificación de una Palabra, que contemporáneamente ha cristalizado un código simbólico.

Ese es el libro de la vida y del universo, en el que está escrito nuestro nombre y el de todos los seres y las cosas, y los distintos planos en que conviven y se expresan, comunicándose perpetuamente, interrelacionándose entre sí a través de gestos y símbolos. La trama entera del cosmos es en verdad un símbolo que cada una de sus partes expresa a su manera.

Y si toda la manifestación es simbólica y el universo un lenguaje, un código de signos, nosotros somos también símbolos y conocemos y nos relacionamos a través de ellos. Todo pasa entonces a ser significativo y cada cosa está representando otra de orden misterioso y superior a la que debe la vida, su razón de ser. Entonces los símbolos están vivos y emiten sus mensajes, e interactuando los unos con los otros también reciben y retransmiten innumerables señales y constituyen grupos, conjuntos, dígitos o estructuras de los que son parte. Los indefinidos códigos simbólicos están manifestando un solo modelo universal, la arquitectura de la tierra y el cielo, encuadrada en los límites del espacio y del tiempo. (Federico González, El Simbolismo de la Rueda, cap. I).

MVET : No se trata de querer ser virtuosos, pues como señala el Evangelio al hablar del Precursor, o sea de Juan Bautista, no ha habido otro superior en cuanto a lo humano se refiere, sin embargo “el más pequeño en el Reino de los Cielos es mayor que él.” Ahora bien como se dice en El Tren todos hemos aprendido en nuestros cursos que las virtudes para el Conocimiento son: la valentía, la generosidad, la paciencia y la sabiduría, a las que hay que añadir las cualidades de Hermes, nada menos. Por eso, lejos de nuestros trabajos la crítica, la impaciencia, el miedo, el desprecio, el sueño, la envidia, el rencor, la maledicencia o cualquier otro de sus enemigos.

JMR :

Los intérpretes caldeos escriben que Zoroastro dijo que el alma tiene alas y que, cuando estas se le caen, se precipita en el cuerpo; por el contrario, si le vuelven a crecer, vuela de nuevo hacia el cielo. Al preguntarle sus discípulos cómo podían obtener almas voladoras con alas bien rebosantes de plumas, les dijo: «Regad las alas con las aguas de la vida.» Al preguntarle otra vez dónde podían obtener estas aguas, les respondió con una parábola (cosa que acostumbraba a hacer): «El paraíso de Dios está bañado y regado por cuatro ríos. De allí sacaréis las aguas de la salvación. El río que viene del norte se llama Piscón, que significa 'rectitud'; el que viene del oeste, Gicón, que significa 'expiación'; el que viene del este, Sidequel, que quiere decir 'luz', y el que viene del sur, Perat, que podemos traducir por 'piedad'» (comparar con Gen 2, 10-14).

Padres, prestad atención y considerad con mucha atención esta doctrina de Zoroastro. Sin duda no quiere decir otra cosa, sino que hemos de purificar las legañas de nuestros ojos con la ciencia moral como si fuesen las aguas de Iberia; que con la dialéctica hemos de orientar rectamente la mirada como si lo hiciéramos con una plomada boreal; que, a continuación, en la contemplación de la naturaleza, los hemos de acostumbrar a tolerar la luz aún débil de la verdad, como si se tratase de la luz del sol naciente, para que, finalmente, con la piedad teológica y el culto sagrado a Dios, podamos aguantar con fuerza el resplandor radiante del sol del mediodía, como si fuéramos águilas celestes. (Pico de la Mirándola, Discurso sobre la Dignidad del Hombre, trad. catalana de J. Carbonell M., Eds. 62).

MVET : En realidad bien y mal no existen; sin embargo, puesto que nos movemos en un mundo dual, estos tienen una existencia relativa y una importancia. El hombre que ha entregado su equipo jugará uno y otro papel sin dejar de ser el mismo, celebrando con el creador una obra en la que está incluido, como todo, y a la que se suma sin añadir ni restar absolutamente nada. Alabado y bendito sea Dios en todas sus manifestaciones.

En el misterio cristiano, en la crucifixión, estos personajes están representados por el buen y mal ladrón crucificados a ambos lados de Jesús. Los dos han hecho el viaje hasta ese momento y en realidad los dos son ladrones, a ambos se les da la oportunidad de ser perdonados, o sea redimidos, uno acepta y “hoy estarás conmigo en el Paraíso” le dice el Maestro; el otro rechaza la Vida.

JMR : Si no fuera por la presencia inmanente, en el centro del ser, de lo no humano, el hombre sería la suma de sus instintos y pasiones y aquello que la cultura social le ha impreso, y, aún estando gobernado por la razón, un ser sin ningún Destino.

¿Qué fuerzas oscuras nos arrastran a los hombres a la literalidad? (F.G., En el Vientre de la Ballena).

Y si es lícito dar a conocer públicamente, aunque sea por medio de un enigma, alguno de los misterios más secretos (después de que una súbita caída del cielo condenó al vértigo la cabeza del hombre y, según Jeremías (9, 21), «la muerte, entrando por las ventanas» hirió nuestras entrañas y nuestro corazón), invoquemos a Rafael, el médico celeste, para que nos libre con la moral y la dialéctica, como si fueran fármacos curadores. Retornados entonces a la salud, hará estancia en nosotros Gabriel, la fuerza de Dios, que guiándonos por entre las maravillas de la naturaleza y mostrándonos en todas partes la virtud y el poder de Dios, finalmente nos pondrá en manos de Miguel, el gran sacerdote, con objeto de que, después de haber militado al servicio de la filosofía, nos corone con el sacerdocio de la teología como si fuese una corona de piedras preciosas. (Pico de la Mirándola, Discurso sobre la Dignidad del Hombre, trad. catalana de J. Carbonell M., Eds. 62).

Diablo: – Habéis imaginado el mal sólo para asumir el papel de los buenos. (F.G., Noche de Brujas, 1er. acto).

MVET : Parecería que el Artesano está cansado, casi agotado de lidiar con tanto despropósito. Final de la obra, cae el telón. ¿?

Y ahora aquellos que creían que era broma lo que decíamos acerca del poder de lo menor, de lo que casi no se ve, han asistido muy interesados y culpables al juicio final, enteramente sorprendidos en la sección transnoche. (En el Útero del Cosmos)

MVET : El tiempo es verdaderamente sorprendente, aun no se ha acabado y ya está comenzando, es bien difícil trazar una línea divisoria en él. Es inasible, aunque lo conocemos por sus efectos. La semilla germina, crece, decrece y muere. El gran Cronos, que devora a sus hijos es vencido por uno de ellos (con ayuda de Rea). Hay que retornar a su esencia, su negrura, a su corazón a

la Memoria como Corazón del Tiempo, e introductora a un mundo o plano diferente del Ser Universal. (El Ser del Tiempo, F.G.F.)


Imagen de la entrada → 'Cronos' del Diccionario
de símbolos y temas misteriosos

JMR :

Enrique – ¡Exacto! Yo también he comprendido que la creación, perennemente se está haciendo y siempre es.

José María – ¿Cómo lo que se está haciendo puede ser lo que es? Porque si se está haciendo todavía no es lo que es.

Enrique – Las dos cosas al mismo tiempo.

Max – ¡Por fuerza todo esto está inacabado!

Jovita – ¡Déjense de tanto discurrir y veamos el paisaje que se desarrolla frente a nosotros! – (Se oye nuevamente un pito de tren y los ruidos característicos de éste.)

Marta – ¡Qué rotundos!

Max – ¿Todo esto lo han conocido o es pura apariencia? (En el Tren).

MVET : Hermes, Apocalipsis del Asclepio copto de Nag Hammadi VI:

Se preferirán las tinieblas a la luz, y se preferirá la muerte a la vida; nadie levantará al cielo su mirada; sino que el hombre piadoso será tenido por loco, el impío honrado como sabio, el cobarde tomado por valiente y al hombre de bien se le castigará como a un malhechor. En cuanto al alma y a las cosas del alma así como a las de la inmortalidad y al resto de lo que os he dicho, oh Tat, Asclepio y Ammón, no solamente se pensará que (se trata de) cosas ridículas, sino que incluso serán objeto de mofa. Es más, creedme sobre este punto, las (personas espirituales) de esta clase correrán el mayor peligro en cuanto a su vida; y una nueva ley será establecida. […] (y se) ir(án), (las divini)dades bien(hechoras), y los ángeles malvados permanecerán con los hombres, siguiendo con ellos para arrastrarlos al mal con total impudicia y a la impiedad, así como a las guerras y al bandidaje, enseñándoles todo lo que es contra natura. En esos días, la tierra ya no tendrá sus cimientos, y no se navegará más por el mar, ni se conocerán las estrellas que (están) en el cielo. Toda voz santa (que exprese) la palabra de Dios deberá callar, y el aire enfermará. Es ésa la vejez del mundo: la impiedad y la deshonra, y el caso omiso a (toda) palabra de bien. (…)
https://ciclologia.com/front_asclepio.htm

JMR : Platón:

Cuando su padre y progenitor vio que el universo se movía y vivía como imagen generada de los dioses eternos, se alegró y, feliz, tomó la decisión de hacerlo todavía más semejante al modelo.

Entonces, como éste es un ser viviente eterno, intentó que este mundo lo fuera también en lo posible. Pero dado que la naturaleza del mundo ideal es eterna y esta cualidad no se le puede otorgar completamente a lo generado, procuró realizar una cierta imagen móvil de la eternidad y, al ordenar el cielo, hizo de la eternidad que permanece siempre en un punto una imagen eterna que marchaba según el número, eso que llamamos tiempo.

Antes de que se originara el mundo, no existían los días, las noches, los meses ni los años. Por ello, planeó su generación al mismo tiempo que la composición de aquél. Éstas son todas partes del tiempo y el «era» y el «será» son formas devenidas del tiempo que de manera incorrecta aplicamos irreflexivamente al ser eterno.

Pues decimos que era, es y será, pero según el razonamiento verdadero sólo le corresponde el «es», y el «era» y el «será» conviene que sean predicados de la generación que procede en el tiempo –pues ambos representan movimientos, pero lo que es siempre idéntico e inmutable no ha de envejecer ni volverse más joven en el tiempo, ni corresponde que haya sido generado, ni esté generado ahora, ni lo sea en el futuro, ni en absoluto nada de cuanto la generación adhiere a los que se mueven en lo sensible, sino que estas especies surgen cuando el tiempo imita la eternidad y gira según el número – y, además, también lo siguiente: lo que ha devenido es devenido, lo que deviene está deviniendo, lo que devendrá es lo que devendrá y el no ser es no ser; nada de esto está expresado con propiedad. Pero ahora, quizá, no es el momento oportuno para buscar exactitud.

El tiempo (chronos), por tanto, nació con el universo (kosmos), para que, generados simultáneamente, también desaparezcan a la vez (…). (Timeo, 37c-38b).

MVET : ‪La muerte es ese momento de detención que posibilita el nacimiento a otro estado en el caso del microcosmos, o el de un nuevo Demiurgo, artífice de una nueva humanidad. También recordar que las semillas que germinan en esta son las piedras preciosas de la Jerusalén celeste que corona el ciclo anterior.

MVET : ‪Sí, es una buena nueva, que la alegría esté en los corazones, se nos han dado, y se nos dan a cada paso, los medios necesarios para realizar un viaje, en barco o en tren, ambos nos conducen a Destino, que culmina en la liberación de nosotros mismos “después del cual ya el dolor, la enfermedad, la ignorancia y la muerte han sido de una vez por todas abolidos”. Por el Silencio, por el Misterio.


Subir

NOTA

[1] Publicados en la página de Facebook Miscelánea Hermética entre los días 15 de noviembre de 2013 y 3 de febrero de 2014.


Presentación