FEDERICO GONZALEZ: LA TRADICION VIVA (4)
FRANCISCO ARIZA

Tarot de Marsella. Arcano VII: El Carro. Incluido en la portada del libro El Tarot de los Cabalistas.

EL TAROT DE LOS CABALISTAS. VEHICULO MAGICO

El Tarot es un libro de sabiduría, un medio de conocimiento, una estructura de imágenes cambiantes, que nos permite por su propia simbólica y su idiosincrasia comenzar a observar hechos, fenómenos y cosas dentro de nosotros y en nuestro entorno que no podríamos haberlas supuesto sino por su intermedio. En este sentido es también un libro mágico, en cuanto posee en potencia el poder transformador que permitirá a nuestros conceptos e imágenes mentales el ir sublimando su contenido, ampliando así el campo de la conciencia.

Así comienza El Tarot de los Cabalistas: Vehículo Mágico (1993. Ed. Kier), la obra en la que Federico (que cuenta en este caso con la colaboración de Fernando Trejos) nos habla directamente de lo que es el símbolo en acción, es decir el rito como un acto de la inteligencia cuyas vibraciones sutiles alcanzan a todos los ámbitos de nuestra existencia. Este libro no trata del Tarot: es el propio Tarot el que nos habla a través de sus páginas, pues su autor ha penetrado en su esencia, en su magia teúrgica, en su metafísica, y lo que nos revela de su contenido no es el resultado de una mera especulación, sino de una experiencia vivida y encarnada de la Gnosis que lo conforma. En efecto, este libro es

una introducción al mundo del símbolo y sus interpretaciones polivalentes, fundamentadas en años de trabajo con este instrumento sagrado y sus relaciones con otros métodos que atestiguan la cosmogonía y filosofía perenne. (…) Aprender a jugar con el Tarot es ir promoviendo situaciones y descifrando enigmas, enriqueciendo nuestra vida y universalizándonos (…) Trabajando con el Tarot, investigando sobre sus estructuras internas y los diversos simbolismos que polifacéticamente destella, pondremos a funcionar mecanismos de nuestra mente que nos servirán como despertadores para ir tejiendo relaciones y asomándonos a un mundo asombroso. (p. 9-10)

Estamos pues en presencia de un código simbólico esencialmente operativo, el símbolo en acción como decíamos anteriormente, que promueve la contemplación activa propia de todo trabajo iniciático, siendo ésta una cualidad intrínseca del Tarot. Las imágenes y símbolos que conforman su diseño y su estructura están ahí plasmadas sabiamente para provocar una auténtica transformación de nuestra psique por el reconocimiento de su verdadera identidad, pues como ha dicho Federico en alguna ocasión somos "la suma de nuestras imágenes más la Unidad". Sin ésta, sin el Ser que nos da la vida, esas imágenes, esas formas mentales con que se recubren las ideas, no serían absolutamente nada, sólo ilusión, vanidad de vanidades y sustento de diletantes "tradicionalistas".

A lo largo de sus páginas se nos hace partícipes de sus arcanos, que, si se los contempla y estudia con atención concentrada, aparecen como una perfecta síntesis de la Ciencia y el Arte Herméticos. Y es desde esa síntesis que se articula todo el sutil andamiaje de El Tarot de los Cabalistas, y es por eso también que, antes de entrar de lleno en la explicación de sus 78 arcanos, se nos va dando cuenta, a través de los cuatro primeros capítulos, de todos aquellos símbolos e ideas

estrechamente ligados con la simbólica del Tarot, su arquitectura y el espíritu que animó a quienes lo plasmaron. Comprendiendo estas ideas se logrará desentrañar los arcanos más oscuros de nuestra baraja.

Se refiere nuestro director fundamentalmente a los símbolos de la Alquimia, de la Astrología, de la Numerología y de la Cábala judeo-cristiana, y dentro de esta última más concretamente al Arbol de la Vida sefirótico, con el que precisamente el Tarot conserva una especial vinculación, como queda fehacientemente demostrado en todo el capítulo V, en donde además de dar una explicación sintética del contenido de cada una de los 22 Arcanos Mayores (relacionados con las letras del alfabeto hebreo y también con las sefiroth), se hace especial hincapié en el simbolismo de los 40 Arcanos Menores y las 16 Cartas de la Corte en sus vinculaciones con los cuatro planos del Arbol de la Vida, simbólica que realmente constituye toda una revelación

que nos permitirá comprender a los prototipos actuando en los diversos planos o niveles del Ser. Haremos énfasis en las relaciones que estas cartas tienen con las sefiroth. Meditaremos en cada uno de estos símbolos y sus significados, y veremos cómo estos ejercicios intelectuales irán despertando nuestra intuición y conciencia, conectando nuestra mente con una Inteligencia Universal, no personalizada, en la que estos Arquetipos de la creación cobran vida. Abrámonos a las energías que detrás de estos Arcanos se ocultan y dejémoslas actuar en nuestro interior. Recordemos que ellas promueven la experiencia del Conocimiento y producen una auténtica transmutación. (p. 112-113)

Sin duda alguna este es un libro vital y necesario pues restituye la auténtica dimensión iniciática y esotérica del Tarot, el que también ha sido llamado "Libro de Thot" (es decir de Hermes-Mercurio), "venero de magia, misterio y sabiduría". No sólo lo rescata de las lecturas arraigadas en lo fenoménico y psicológico al más bajo nivel, sino que le devuelve su función de oráculo sagrado (como es el caso por ejemplo del I-Ching extremo-oriental, o los habidos en toda la Antigüedad Clásica grecolatina, incluso la Astrología Judiciaria y los Calendarios Mesoamericanos, etc.), que tuvo durante la Edad Media y el Renacimiento, épocas históricas durante las cuales las diversas corrientes del esoterismo occidental (hermético, cristiano y cabalista) diseñaron el Tarot tal cual ha llegado hasta nosotros en sus elementos esenciales, aunque sus orígenes históricos son difíciles de fijar, asociándosele en cualquier caso

con la actividad lúdica-sagrada presente en todas las tradiciones conocidas y que, en base a la estructura matemática de los ritmos y ciclos universales, se refiere a la proyección de determinados acontecimientos que se manifiestan de forma cíclica, y de algún modo previsible, dada la carga que los hechos y fenómenos poseen, ya que tienden a reiterarse de una manera análoga, pero jamás exacta. (p. 9).

La consulta al Tarot, y su consiguiente práctica, requiere por tanto una predisposición interior cuya premisa fundamental es el respeto a lo sagrado, y a no olvidar nunca los principios de los que emana todo su valor como símbolo y como oráculo, puesto que es mucho más que un instrumento de predicción. El capítulo VI, titulado "La Práctica con el Tarot" (en donde se ofrecen diferentes formas de tiradas para su consulta), se abre con estas palabras, igualmente reveladoras, acerca del significado de los oráculos, de su estructura sutil y su función mágico-teúrgica:

Ellos reproducen en pequeño un mundo de relaciones análogo al cosmos, a través de números, pautas, cifras o proporciones, en las que el Universo se expresa. Un oráculo es un mundo en pequeño y reúne dentro de sí la posibilidad de todo lo que ha sido y será. Incluye en su diseño una serie de alternativas rítmicas que se producen en determinados espacios y tiempos reincidentes, y que se signan aritmética y simbólicamente, y dan lugar a los cálculos de posibilidades. Estas relaciones numéricas, macrocósmicas y microcósmicas, permiten la transposición de lo universal a lo particular, mediante un juego de coordenadas que el oráculo traduce a nivel sensible; de allí la posibilidad de constituirse en vehículos iniciáticos (…) En líneas generales podría decirse que la utilidad de consultar un oráculo es válida en cuanto el consultante desee obtener una radiografía interior de sí mismo, adecuada a la situación o pregunta que ha formulado, con todo respeto, en ocasiones solemnes. Por otra parte se debe recordar que el futuro es sólo una proyección del pasado, y que no somos ajenos a los acontecimientos que nos toca vivir. La reincidencia en nuestros gestos y acciones es algo que vale la pena observar en las respuestas oraculares. Más difícil es romper con las situaciones y hábitos que nos aprisionan; y en muchos casos lo que nos dice un oráculo es una sugerencia en ese sentido. Trate siempre de entender las respuestas por lo más elevado, y luego considérelas a distintos niveles (…) Lo más probable es que su destino sea completamente desconocido para usted mismo. (p. 145-146).

El capítulo VII y último lo constituye un breve diccionario de términos ligados con la simbólica del Tarot, y que sin duda alguna es un soporte más para lograr una clara comprensión de este "Libro Mudo" en el que, sin embargo, reverbera la voz perenne de la Tradición Primordial.


SYMBOLOS TELEMATICA
Y CONSOLIDACION DE LA REVISTA

El tiempo transcurrido entre 1993, fecha de publicación de El Tarot de los Cabalistas, hasta 1998, fecha a su vez en la que iba a ser publicado su quinto libro, Simbolismo y Arte, Federico González está enteramente dedicado a consolidar la revista SYMBOLOS y a darla a conocer en los distintos medios esotéricos de Europa y América. Ello toma un nuevo impulso con la aparición, a partir de 1995, de los números monográficos anuales, el primero dedicado a "René Guénon", seguido en 1996 por el de "Tradición Hermética" y en 1997 por el de "Masonería", que encuentran un eco muy favorable en esos medios al mismo tiempo que acrecienta aún más si cabe el carácter de SYMBOLOS como revista de estudio y de trabajo centrados en los temas doctrinales que la definen desde sus comienzos. Como ya dijimos, a partir de 1998 hasta 2001 aparecen los cuatro números dedicados a la simbólica de Fin de Ciclo, seguidos en 2002 por "René Guénon II" (con más de 700 páginas), en 2003 por "Introducción a la Ciencia Sagrada: Programa Agartha", y en 2004 por "Lo Femenino-La Mujer", en uno de cuyos artículos, firmado por nuestro director, "La Mujer y las Utopías del Renacimiento", podemos leer lo siguiente:

La igualdad hombre-mujer no se da en base a planteamientos personales y de profesión sino que se produce por ser ambos hijos del Dios y la Diosa primigenios (Urano y Gea por ejemplo, entre los griegos), y poseer ambos un reflejo, aunque fuere invertido, pero suficiente, de la chispa divina, para pasar ellas a ser candidatas al Conocimiento, es decir herederas de la Sabiduría para lo cual toda valoración profana e historicista es sólo un aspecto secundario del asunto.

Mientras hombres y mujeres no encontremos la unión en el Conocimiento que prodigan dioses y diosas y no podamos mantener la imagen de la unidad del Cosmos, cada vez serán más irreconciliables los sexos, opuestos pero sin conjunción, enfrentados el uno con el otro, pese a las necesidades de todo tipo que no podrán solucionar conjuntamente. Lo cual significa la mayor fragmentación cósmica, donde ninguna armonía será ya posible.

No hay primacía del hombre sobre la mujer desde el punto de vista de la Tradición Hermética en cuanto al Conocimiento se refiere. Las diferencias son culturales y por lo tanto en otros ciclos históricos la situación no ha sido "favorable" al hombre sino a la mujer, lo cual no quita ni pone nada desde el punto de vista esencial; son pues cuestiones secundarias que no tienen por qué afectar a las damas que se entregan a la Ciencia Sagrada; las que harían bien en tomar a sus dificultades y a las pruebas que les tocan en el camino del Conocimiento como distintas a las de los varones en lugar de dejarse desanimar por situaciones que nada tienen que ver con lo principal.

Además era una mujer, la diosa griega Tiqué –la Fortuna– la que amparaba la ciudad terrestre, reflejo cosmogónico de la utópica ciudad del cielo, o academia numénica.

Páginas más arriba hablábamos de que nuestro director está atento a los "signos de los tiempos" e interpreta la realidad del mundo de acuerdo a ellos y de los principios metafísicos de los que en verdad todo emana. Uno de esos signos, vinculados con la "era electrónica" en la que vivimos, es precisamente la expansión de Internet a escala mundial, lo cual, y dejando aparte sus aspectos negativos por todos conocidos (pues como todas las cosas manifestadas es dual por naturaleza) a sus ojos supone una excelente oportunidad de hacer llegar a todos los lugares del planeta el mensaje de la Ciencia Sagrada, siendo esta en definitiva una manera de adaptación a los tiempos en el modo de transmitir dicho mensaje, como ha pasado siempre en la historia de forma cíclica y recurrente. Nace así, en 1996, SYMBOLOS telemática, y con ello la posibilidad de que nuestra revista y los beneficios intelectuales de que es portadora lleguen al mayor número de personas posible, a aquellas que están interesadas en los diferentes temas de la Ciencia Sagrada y Hermética, buscando en la soledad, o en compañía de otros, un referente doctrinal lo suficientemente sólido, serio y veraz por donde poder navegar hacia su destino por las procelosas aguas de este mundo inferior. Para muchas de esas personas (cuyos mensajes y comunicaciones llegan a diario a la redacción de SYMBOLOS) estamos seguros de que nuestra revista, con todo su contenido y las innumerables ventanas que puede abrir a través de ese medio telemático, les está proporcionando la guía intelectual que sin su concurso les estaría probablemente vedada o extremadamente difícil de encontrar. Decir igualmente que en la estela de SYMBOLOS han ido apareciendo poco a poco distintas "páginas electrónicas" sobre los temas que nos ocupan, ya sean surgidas del propio Consejo de Redacción de la revista, o de algunos de sus colaboradores habituales, conscientes del papel que por encima de cualquier otra circunstancia cumple en el mundo de hoy la "red de redes" en lo que se refiere a la difusión de la Tradición Unánime en sus diferentes expresiones.6


Simbolismo y Arte

NOTA
6

Damos a continuación los nombres de las páginas y direcciones webs vinculadas al "anillo" de SYMBOLOS. Empezamos por la propia revista SYMBOLOS Arte-Cultura-Gnosis: http://symbolos.com - Gran Logia Operativa Latina y Americana: http://hermetismoymasoneria.com - América Indígena: http://americaindigena.com - Federico González: Alquimia, Metafísica y Tradición Hermética: http://simbolismoyalquimia.com - Introducción a la Ciencia Sagrada. Programa Agartha: http://introduccionalsimbolismo.com - Antología de Textos Herméticos: http://antologiaesoterica.com - Fin de Ciclo: Estudios de Ciclología: http://www. ciclologia.com - Centro de Estudios de Simbología de Barcelona: http://cesbarcelona.com/ - El Taller: Revista de Estudios Masónicos: http://tallermasonico.com - Guía Bibliográfica del Esoterismo: http://www.2enero.com - Atrivm: Aspectos esotéricos de la Tradición Cristiana: http://esenciadelcristianismo.com - En francés: http://symbolos-fg.com - En la página principal de este sitio de la Revista se encuentran todos los enlaces a estas páginas.


–––––         –––––