El niño en la cúspide de las termas del regocijo. (Capítulo VIII de Hypnerotomachia Poliphili).
VENUS VIVE
Presentación
Indice

En el tren
T’ai: La Paz
Pletón
Himnos de Pletón
Que suene la música...
Ensanchemos el corazón
Feliz Navidad
Rapsodia
De cómo lo creativo se ve opacado...
Serenidad
Rodolfo II y Praga

Reseñas

El Simbolismo de la Historia. Una Perspectiva Hermética de la Tradición de Occidente. Francisco Ariza

Tartesos, la ciudad de Ulia, el señorío de Montemayor y el Castillo Ducal de Frías. Linajes históricos y mitos fundadores. Id.

El «Homo Deus» Tecnológico y sus Falsos Profetas. Un Símbolo del Fin de Ciclo. Id.

La Gruta de las Ninfas. Carta a Marcela. Porfirio

La Palmera de Débora. Moshe ben Ja'acob Cordovero

San Martín de Tours. Régine Pernoud

Las Tradiciones Precolombinas
en la Obra de René Guénon

Maria Wiechers, In Memoriam

*

GUIA BIBLIOGRAFICA
DEL ESOTERISMO
*
 

ENSANCHEMOS EL CORAZÓN

El hombre tal cual lo conocemos es apenas un remedo del Hombre.

En el origen está el movimiento, más allá el reposo; el verbo y más allá el silencio; el Ser y más allá el No Ser.

Amo la vida que conduce a su origen, siempre y cuando renuncies a ella.

Amo al ser que me lleva al No Ser .

Al movimiento que me lleva al reposo

A la palabra que conduce al silencio.

Todo está incluido y, a veces, cuando el ruido se hace insoportable uno puede ser rescatado desde dentro por el silencio. Otro estado de ser que “milagrosamente” pervive en sí mismo y que se manifiesta en el límite de lo tolerable, y todo gracias a Amor.

El alma ansía conocer la verdad, sólo palabras si se pretende llegar a ella rechazando lo que a nuestros ojos es reprobable.

Ensanchemos el corazón si queremos acoger la verdad, empecemos por aceptar nuestros fantasmas,  que también los tenemos, y dejemos de buscar chivos expiatorios que justifiquen nuestro buenismo y nuestra pequeñez.

Pero claro, siempre podemos refugiarnos en nuestros cómodos sillones.

“ ­- Cantemos, cantemos, enternezcámonos con los niños cantores.

– Pongamos dulzura para aparentar belleza.

– Buenas maneras para una estética corporal. Prostitutas para disminuir la criminalidad.

– Convenciones con la idea remota de fingir un orden, un cosmos que va y viene entre vasos de whisky.

– O champagne, o entre pintas de cerveza y eructos como contraseña.” (F. González Frías, Rapsodia).

 

                                                                                   M. V. Espín   

 

 


Presentación