El niño en la cúspide de las termas del regocijo. (Capítulo VIII de Hypnerotomachia Poliphili).
VENUS VIVE
Presentación

En el tren

T’ai: La Paz

Pletón

Himnos de Pletón

Que suene la música...

Ensanchemos el corazón

Feliz Navidad

De cómo lo creativo se ve opacado...

Serenidad

Rodolfo II y Praga

Oración

Reseñas

Rapsodia. Obra en tres cuadros. Federico González Frías

El Simbolismo de la Historia. Una Perspectiva Hermética de la Tradición de Occidente. Francisco Ariza

Tartesos, la ciudad de Ulia, el señorío de Montemayor y el Castillo Ducal de Frías. Linajes históricos y mitos fundadores. Id.

El «Homo Deus» Tecnológico y sus Falsos Profetas. Un Símbolo del Fin de Ciclo. Id.

La Gruta de las Ninfas. Carta a Marcela. Porfirio

La Palmera de Débora. Moshe ben Ja'acob Cordovero

San Martín de Tours. Régine Pernoud

Las Tradiciones Precolombinas
en la Obra de René Guénon

Maria Wiechers, In Memoriam

*

GUIA BIBLIOGRAFICA
DEL ESOTERISMO
*
 

FELIZ NAVIDAD

Se acerca el Solsticio, la Navidad, el nacimiento del Niño Dios, el triunfo de la luz sobre la oscuridad que venía avanzando, invirtiendo así el sentido de la danza cósmica.

Celebramos la llegada del Hijo de Dios, quien naciendo en lo más oscuro de la noche, llena de luz la gruta del corazón. Lo celebran los ángeles en el cielo y los pastores en la tierra. Y todo aquel que ha peregrinado hasta el lugar oculto donde es posible un nuevo nacimiento, sabe que este es un tiempo propicio para la vida y la luz, para el abandono de lo denso y la manifestación de lo sutil.
Feliz Navidad, feliz Solsticio para todos.
Todo se derrumba, y sin embargo es momento de alegría y la posibilidad, que siempre es, se expresa con más fuerza que nunca. Permanece y se renueva, siguiendo unos ciclos que van más allá de lo humano.

El hombre.., si pudiera, aunque fuera por un momento, pararse, detenerse, darse la oportunidad de florecer; cantaría con los ángeles celebrando la venida del Hijo de Dios.
Que la Luz alumbre nuestro corazón.

                                                                                                         M. V. Espín   

 

 


Subir